Entrevista a Carlos Taibo

Carlos Taibo.

Por

Miguel Manso (Diario de Mallorca)

Carlos Taibo. Escritor, analista y profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Qué alternativa propone al mundo actual?

„Primero hay que preguntarse si el escenario en el que vivimos es habitable y se puede mantener en el tiempo. El actual modelo nos sitúa en el camino del colapso. Todo lo que podamos hacer para frenar ese proceso será saludable.

¿Y cómo se invierte la tendencia?

„Implica el despliegue de proyectos autogestionarios en la base de la sociedad. Esto supone la desmercantilización de muchas relaciones; una reaparición de la vida social que hemos ido perdiendo por la lógica de la producción, el consumo y la competitividad; el reparto del trabajo; la reducción de las infraestructuras desbocadas; la recuperación de la vida local; y, en el terreno individual, la sobriedad y la sencillez. Esto se contrapone a la vida esclava en la que estamos inmersos, donde se nos invita a pensar que somos más felices cuantos más bienes consumimos.

En la vida diaria no tenemos muchos ejemplos de autogestión

„Sí los tenemos, aunque exhiben un relieve menor. Ahí están como ejemplo los grupos de consumo, las ecoaldeas, las cooperativas integrales, las fórmulas de banca ética y social como Fiare o los trabajadores de empresas que están a punto de cerrar y deciden hacerse con su control en régimen autogestionario-cooperativo.

Su florecimiento resulta complicado en el actual contexto político y económico

„Hablo de la creación de espacios de autonomía al margen del actual modelo político, económico y social. Es una especie de ejercicio de desobediencia civil en el terreno económico y social. No implica una contestación directa, pero tampoco supone colaborar con el sistema político actual. Los grandes partidos parecen aceptar de buen grado la presión de las grandes corporaciones económico-financieras. Esperar del sistema político algún tipo de colaboración es una equivocación. La deriva de los sindicatos mayoritarios en España es importante al respecto.

Usted recupera el concepto de conciencia de clase

„El término estaba desterrado, la realidad no por completo. La lucha de clases había perdido radicalidad con los estados de bienestar. La pregunta es si el proceso que estamos viviendo supone la reconstrucción de reglas del juego laborales y sociales propias de etapas que parecían arrinconadas. Las agresiones conducen a una lucha de clases hilvanada desde arriba, desde las clases pudientes. Esta circunstancia provocará una reacción en quienes están abajo con el renacimiento de una conciencia de clase cada vez más clara.

Pese a la política de recortes, las urnas dan la razón al PP

„No me parece tan evidente. Solo el 28% de los gallegos con derecho a voto han elegido al PP en un escenario de crecimiento de la abstención. Sumados los apoyos, los dos grandes partidos están en el peor momento de la historia de la transición. La corrosión interna del PSOE preocupa al propio PP.

Políticos y economistas insisten en mayor producción y mayor competitividad.

„Es un grave error. Para salir de la crisis, nuestros gobernantes aplican los mismos instrumentos que nos han conducido a ella.

La socialdemocracia no encuentra alternativas

„La socialdemocracia no existe. Es un proyecto del pasado que ha quedado subsumido en la vorágine del pensamiento neoliberal. La socialdemocracia, cuando formula una propuesta teórica, sigue pensando en 1929, en Keynes, en el Estado que interviene en la economía… Quienes están en esa posición ignoran que estamos ante un planeta con recursos limitados. Vivimos en un escenario marcado por el cambio climático y el encarecimiento de los precios del petróleo y del gas natural.

El planeta impondrá sus propios ajustes.

„En el discurso de nuestros gobernantes y de la oposición falta la palabra ´colapso´. El colapso está ahí. No me atrevo a formular un pronóstico preciso sobre si ocurrirá dentro de diez, veinte o treinta años. Pero nos acercamos cada vez más al colapso y, por lógica, cuanto más demoremos nuestra intervención, más difícil será encarar los problemas.

¿Qué recorrido tiene el 15M?

„No es un movimiento de corto plazo. Me preocupan las posiciones dentro del 15M que valoran mucho la eficacia. Si desapareciese el 15M habría que crear algo similar: un movimiento en la base de la sociedad que plantea el horizonte de la asamblea, la autogestión y tiene a bien discutirlo todo. Esto es muy importante. Una de las consecuencias del proceso de transición fue un activo proceso de censura

¿La democracia es viable en un país con 50 millones de habitantes?

“Es viable si se adopta un proceso de descentralización y descomplejización de la sociedad. Muchos de los desheredados del planeta que habitan en los países del sur se encuentran en mejor posición que nosotros para hacer frente al colapso. Viven en pequeñas comunidades, han mantenido una vida social más rica, han preservado una relación más fluida con el medio natural y son más independientes que nosotros. Si aquí dejan de llegar los suministros de petróleo, esto se desmorona. No se ha prestado atención al flujo de emigración desde las ciudades griegas al campo en los últimos tres años. Es una respuesta biológica a la crisis.

Fuente: Diario Digital Insurgente

Julio Anguita: Somos mayoría ( VI )

 

Siqueiros: " La marcha de la Humanidad" ( detalle)

Julio Anguita

Querid@s compañer@s:

      El día 24 de Noviembre se reunirá por primera vez la Comisión de Organización Estatal del Frente Cívico. Tendrá lugar en Córdoba. Los puntos más importantes del orden el día serán la propuesta organizativa para proceder a su inscripción en los registros pertinentes, los mecanismos, métodos y funcionamiento de la elaboración colectiva y las líneas de trabajo movilizador en orden a los objetivos programáticos que constituyen la esencia de nuestro proyecto. Este otro paso hacia la consolidación organizativa del Frente culminará en la primera asamblea estatal la cual dirá la última y definitiva palabra. .A dicha Comisión Organizadora cuya composición y funcionamiento ya conocéis, se ha incorporado a Jorge Verstrynge.

     No ha sido fácil proceder a esta convocatoria. La carencia de medios de todo tipo y el soporte de funcionamiento basado únicamente en el trabajo militante han sido- y son- dificultades de envergadura. Sin embargo estamos demostrando a lo largo y ancho de la geografía española que ello es posible si la voluntad es firme. Una voluntad que se ve estimulada ante la gravedad de la situación económica, social y política general del país y sobre todo la de millones de ciudadan@s que empiezan a carecer de los mínimos indispensables para la subsistencia.

  El rescate de la banca y de la economía en general, independientemente de cómo se denomine, acabará con la poca independencia que nos queda y desde luego con la tan parafraseada soberanía nacional. Lan condiciones que se impondrán al Reino de España, es decir a la mayoría de sufridos habitantes del mismo, terminarán de arrasar derechos humanos y constitucionales junto con las conquistas sociales que decenios de lucha cívica habían conseguido. Para impedirlo hemos nacido sin ninguna pretensión de exclusividad, aislamiento o marginación de otras propuestas conducentes al mismo fin: implantar un orden económico, social, político y cívico justo y al servicio de la ciudadanía en general.

Pero esa intención confesada de impedirlo y además construir otro proyecto basado en los DDHH, la Carta de la Tierra y en los valores que ya expusieron en mi anterior comunicación, quedaría en una simple y pueril declaración de voluntades si no va acompañada de funcionamiento, prácticas y valores que vayan cohesionando ese otro proyecto

.     Como también he manifestado en anteriores escritos, necesitamos un período de organización paciente, de creación de estructuras de participación, comunicación, elaboración y toma de decisiones que sean democráticas, eficaces y consecuentes con el Programa. Pero en las actuales circunstancias hay que simultanear ya el proceso de consolidación del Frente con acciones, propuestas, movilizaciones y apertura tanto hacia la sociedad como hacia otros que coincidan con nuestros programas y con nuestros valores. La capacidad de iniciativa de los hombres y mujeres del Frente Cívico es algo esencial para el proyecto; no hay más límites que los programas, el ideal que nos une y la cultura democrática del respeto a los otros y a las decisiones tomadas democráticamente.

Es normal que esta etapa embrionaria de organización surjan ciertas distonías, inercias y actitudes de sospecha hacia los demás. Hay que acabar con eso. No es sólo una cuestión de talante sino fundamentalmente de esencia misma del proyecto. Aquí no se le pregunta a nadie de donde viene sino a donde quiere ir. El objetivo programático permanentemente actualizado y perfeccionado, es la meta que nos une, nos identifica y cohesiona. Teniendo claras estas cuestiones, las prácticas consecuentes con ellas se desarrollan sin tener que introducir mecanismos de disciplina estatutaria. La mejor ley es la que no necesita de amenaza, coacción o imposición, surge del convencimiento en el proyecto y la coherencia consecuente.

      Recuerdo que muchos de los problemas y situaciones adversas por las que atraviesa nuestra sociedad están esbozados en el decálogo con el que hemos iniciado nuestra andadura. Os propongo que desde ya, mientras elaboramos propuestas y las enriquecemos con la mayor de las participaciones posible, hagamos y hagáis campañas de información y discusión del anteriormente citado decálogo. Una simple y reposada lectura del mismo nos dirá cuan necesarios y urgentes son sus contenidos. En eso podrían consistir las primeras iniciativas a tomar. Un saludo.

Fuente: Colectivo Prometeo

…Y EL TONTO DE TURNO LE TOCA A… WERT

Por Carlos Galeón

Todos conocemos la innegable incapacidad de Mariano para dirigir este país, pero en lo que ha sabido acertar, conociendo su propia condición de falta de carácter y de bon vivant, es en la elección de sus ministros, secretarios/as, voceros diversos, insultadores y provocadores profesionales, que le hacen con mucho gusto un trabajo, que para él resultaría agotador. Ni uno sólo de ellos se libra de ser todo un experto en el arte del ninguneo y la humillación, la falta de ética y saber mentir, robar derechos y dar disgustos.

En esta ocasión le ha tocado hacer de incendiario a José Ignacio Wert, Ministro de Educación y no sé cuántas cosas más. De larga y muy variada carrera política, pues empezó con UCD siendo consejero de RTVE logrando eliminar el programa La clave, siguió con el PDP de Óscar Alzaga, luego con la coalición AP-PDP como diputado de los que sólo cobran, siguió luego colaborando con la FAES y como tertuliano en la SER, combinándolo con asesor del BBVA. Como se Puede ver, tantas siglas han terminado por conseguir que el buen hombre no sepa en dónde se halla en el momento actual; lo que sí que sabe es que siempre ha estado en la derecha de la derecha.

Este hombre, experto en no dar una ni a derechas ni como Dios manda, sino en meter la pata y soltar perlas por su boca de la peor catadura, que insultan y zahieren a cualquier ciudadano con un mínimo de dignidad y de cabeza, y como ejemplo, veamos las siguientes:

-         El 15-M es una papilla de anarco-comunismo iletrado.

-         Los sindicatos mienten. No se puede decir que están reduciendo entre un 25% y un 30% los presupuestos de educación.

-         Al suprimir la asignatura de Educación para la Ciudadanía, dijo que era porque estaba muy ideologizada, y a continuación leyó unos párrafos  como ejemplo, que no venían en el libro.

-         Recortó en Educación  y dio más dinero al toreo, porque es un bien de interés cultural.

-         Los niños y las niñas deben de educarse por separado, porque sus cerebros son diferentes.

-         Es descorazonador que la sociedad no valore el sacrificio, estrés y dedicación de los políticos.

-         Yo he reutilizado libros toda mi vida.

-         La crisis económica hace necesario recortar en los comedores y en los libros de texto.

-         Justificó el incremento del IVA cultural al 21% -13 puntos más en algunos sectores – como una imposición europea, basado en un principio básico de solidaridad.

-         En su libro Los españoles ante el cambio político, editado por la FAES, considera que en Catalunya y País Vasco ha arraigado de forma mayoritaria el gen independentista.

No haré ningún comentario. Que cada cual saque sus propias conjeturas sobre quien ha dicho tales memeces.

Pues bien, este genial maestro de la majadería y la insensatez a granel y con gran experiencia en la sandez y la patochada gratuitas, que menosprecia y humilla a los ciudadanos – más por propia ignorancia y desconocimiento que por intención – ha sido el elegido para terminar de dar el empujoncito que necesitaba Artur Mas y la idea de su nuevo Estado Catalán.

Porque se precisa ser muy necio – o tener un cerebro ya muy desgastado y con las sinapsis agotas – para decir que hay que españolizar a los niños catalanes, algo similar a prender una hoguera en un polvorín. Si tantas ganas tiene de españolizar, que comience por su propio apellido, pues huele tanto a tudesco que echa para atrás; podría quita la “w” y cambiarla por la española “v” y poner un final españolizado, como “ido”. Tendíamos de esta forma un apellido españolizado y español: Vertido. Y así Wert, quedaría al español convertido y no se daría tanto a los fuegos de palabras que se utilizan wert, como sinwertgüenza, o ¡hay que wert!, no queremos werte, y otros muchos.

Lo que necesita España es menos adoctrinamientos y más soluciones a sus problemas. Porque si españolizar es enseñar que existió un imperio español, ¡vamos dados!, de leyenda a leyenda, y tiro porque me toca. Empecemos por enseñar bien en España, antes de preocuparnos de lo que se enseña en Catalunya. Que se diga que España nunca fue un Imperio, sino que se sacrificó a España por el imperio de un señor y un apellido. Que por ese mismo apellido se arruinó a España, murieron muchos de sus hijos, se saqueó un continente, y se hundió una Armada en nombre de una religión. Que por ese apellido y por otro tuvimos quince años de guerra. Que por ese otro apellido sufrimos miles de calamidades, miseria, atraso, dictaduras y muertes. Pero nuca fue España porque España era una pertenencia más de esas familias.

Si siguen queriendo que esto termine como una verbena, sigan hablando sin bozal que les quedará prohibido el Cielo por ser incapaces de sacramento.

Sabiendo como sabemos

que no nos sirve Mariano

ni lo que es para un “oremos”

aunque fuera luterano,

para ahuyentar la que habemos.

————————

Ya no tenemos paciencia

y aguantar provocaciones

más befas y la insolencia,

que tienen sus segundones

con tal de buscar pendencia.

———————–

Que siempre están provocando,

cuando no es uno es otro,

a todos dios atizando,

lanzando coces cual potro

y fuera del tiesto, meando.

———————–

Esta ocasión le ha tocado

al Ministro de Educación,

un señor tan educado,

que el toreo en nuestra nación

piensa que ha de estar becado.

———————–

Que quita una asignatura

porque está ideologizada,

y coge el muy caradura

y nos lee una parrafada

de ve a saber qué locura.

———————–

Que los sindicatos mienten

si dicen que ha recortado;

sólo hace falta que intenten

leer tan bien como he citado

que hizo él el libro indicado.

———————–

Que el 15-M, iletrados,

no hacen la “o” sin un canuto,

mas si siguen recortados

sólo se harán el canuto

para estar bien colocados.

———————–

Ahora al muy tarambana

lo han puesto a españolizar

la educación catalana

consiguiendo así idiotizar

a los que quieren aduana.

———————–

Educación para todos

y no el adoctrinamiento

son los tipos de acomodos,

si deseamos crecimiento

y no acabar en el lodo.

Fuente: El Comunista.net

Armando López: "Lo que no se gana en la calle no se gana nunca en la mesa de negociación"

El intelectual, exsubdirector de ‘Mundo Obrero’ y exredactor de La Pirenaica, analiza la crisis de España desde las claves que ofrece la historia reciente. “España está sufriendo una especie de diluvio universal, pero de mierda”, sentencia.

Por Alejandro Torrús

Armando López Salina (1925) lleva una vida dedicada a la lucha “de los humillados de la tierra”. A la lucha por aquéllos que han visto pasar un gobierno tras otro, incluso han visto caer una dictadura y han dado la bienvenida a una democracia mientras que su nivel de vida permanecía estancado bajo las promesas de “un futuro mejor”. Su batalla, la de la clase obrera, asegura Armando, ya “casi está perdida”. Los más de cinco millones de parados, los recortes en Sanidad, el asalto que sufre la democracia o como dice Armando el “diluvio universal de mierda” que sufre España es una muestra de que la lucha de clases nunca desapareció para el capitalismo. “Ellos sabían que estaban en lucha,  muchos de nosotros no”, asegura.

Ahora, cerca de cumplir los 87 años y con estado de salud “bueno, si no se entra en detalles”, Armando pasa las horas en su despacho, devorando libros y plasmando sobre el papel sus pensamientos. “No hace falta ser marxista para darse cuenta de lo que está pasando. Hay que salir a la calle a seguir luchando. Lo que no se gana en peleando en la calle no se gana nunca en la mesa de negociación”, emplaza.

A sus espaldas acumula la experiencia de quien con apenas 16 años, en plena posguerra, se juntaba con sus vecinos del barrio para escribir “panfletos” comunistas y lanzarlos a la calle bajo la firma del PCE y a los 50 celebraba la muerte de Franco en un calabozo de Madrid cantandoLa internacional. “Era el tiempo de posguerra y estaba finalizando la II Guerrma Mundial. El partido pensaría que éramos unos alborotadores, pero éramos unos chiquillos y aunque no recuerdo exactamente que decíamos, seguramente estaríamos llamando a tomar el palacio de invierno”, recuerda. Con apenas 14 años, recién terminada la Guerra Civil y con su padre preso, comenzó a trabajar. En fábricas, en el campo, como pintor o como “portador de la maleta de un representante de zapatos por Madrid”.

"La soberanía del pueblo está secuestrada", denuncia

No sería hasta el año 1959 aproximadamente, “porque con la edad y con el activismo político las fechas y los años se juntan y se confunden”, cuando comenzaría a trabajar en Radio España Independiente, más conocida como La Pirenaica", donde escribió “más de mil crónicas” que serían leídas para España desde Bucarest. Después vendría el final de la dictadura, las negociaciones con Suárez, con Felipe González, las discusiones con Enrique Múgica o los debates internos en el PCE sobre su papel en la transición.

Transición y monarquía

“Cuando murió Franco no me hice demasiadas ilusiones. Durante la transición sucedió lo mismo en España que en la revolución francesa de 1789, salvando las distancias. Sobre las espaldas de los obreros que derrumbaban un régimen cabalgó la burguesía. Una gran parte de ella cambió de caballo y de la noche a la mañana se hicieron demócratas. Ahora tenemos a Mayor Oreja expidiendo certificados de democracia”, asevera.

El resultado de esa transición está a la vista de todos, señala. “Quisieron cambiarlo todo, para no cambiar nada. La historia demuestra que la monarquía es el régimen que más beneficia a la burguesía y que más protege sus intereses. Aquí ni siquiera se pudo elegir. La constitución dice que la soberanía reside en el pueblo, pero es mentira. La Constitución miente, porque al pueblo soberano ni siquiera le permitieron votar si prefería república o monarquía. La soberanía del pueblo está secuestrada”, denuncia.

Aunque no todos los males de la España de hoy se deben a los errores de la transición, reconoce. “Otro tipo de transición hubiese abierto otro tipo de caminos. La derecha y el PSOE, los que fueron bendecidos desde Washington, querían hacerla con el menor ruido posible. Para mí era un error. Se tendría que haber constituido un Gobierno provisional sin signo político y haber dejado más tiempo para el asentamiento de los partidos políticos”, opina.

Una España federal

Armando reclama una Constitución republicana de carácter federal

Fruto de aquel pacto que fue la transición “poco abierta a la población” y con un rey “que llegó a España como el mesías instaurando la democracia e incluyendo a todas las fuerzas políticas” se tomaron decisiones que acarrean problemas en la actualidad. Para Armando López, finalista del premio Nadal en 1960 con la obra Caminando por las Hurdes, España debería configurarse como un estado federal plurinacional con una Constitución que recogiese “el derecho a la autodeterminación de los pueblos”.

No obstante, reconoce, Armando es partidario de la unidad de España porque la historia “demuestra que también podemos estar juntos y que ha habido ocasiones en la que hemos estado de acuerdo como en la defensa de la República” y porque todos los obreros del Estado español hablan el mismo idioma, el del socialismo.

“Independientemente de si hablamos en vasco, catalán, gallego o castellano, creo que hay un idioma que une a todos: el idioma del socialismo. El idioma de los que tienen que hacer un ajuste de cuentas con su burguesía. A lo mejor ahora es el momento de ese ajuste. ¿O es que cree Mas que los que acudieron a la manifestación el día de la Diada no habían salido a la calle contra sus recortes? En este país, los sufrimientos han venido de la derechización global que ha sufrido”, reflexiona.

La hora de buscar nuevas soluciones

Armando, de voz tranquila y grave, se exalta cuando enumera los males de la España de hoy y golpea la mesa con el puño.

“Hay cinco millones de personas que se levantan sin trabajo. Hay dos millones que no tienen absolutamente nada y que no saben donde enviar a sus hijos. Hay siete u ocho millones de jubilados perdiendo poder adquisitivo. Hay millones de científicos que no tienen que investigar porque no se invierte en I+D+i y cientos de miles de jóvenes sin trabajo tratados como mercancía. La corrupción se ha incrustado en los aparatos del Estado: ayuntamientos, diputaciones, autonomías, gobierno central y la casa del rey. Este país atraviesa un diluvio universal, pero de mierda”, relata.

"Los cambios se organizan. Hay que buscar un pacto sin los dos partidos dinásticos"

Es la hora, para Armando, de buscar nuevas soluciones, nuevos pactos. Pero aquí puntualiza: “Cuidado. Aquí hablamos muchas veces de hacer un pacto entre empresarios y sindicatos o entre fuerzas políticas. A veces, el pacto o el convenio, en determinadas circunstancias, significan la muerte de la democracia y tienen la misma duración que el tiempo que trascurre hasta que los patronos tienen la fuerza suficiente para romperlo”, analiza.

Por ello, Armando, promotor del manifiesto en apoyo a la huelga minera de 1962 que suscribieron 102 intelectuales, el pacto necesario quizá deba dejar fuera a los “partidos dinásticos”, es decir, el PSOE y al PP. “Son los Cánovas y Sagasta de la Restauración”, denuncia. El pacto que López Salinas reclama se parece más al Pacto de San Sebastián, el que suscribieron en 1930 la mayoría de partidos republicanos y en el que se sentaron las bases para un nuevo régimen: la Segunda República Española.

“Los cambios se organizan. Me parece que el papel que jugaron los intelectuales de la República hay que planteárselo. Una especie de Pacto de San Sebastián que siente las bases de algo nuevo. No puede ser que Rubalcaba hable de que se sienta republicano pero que defienda a Juan Carlos I. Parece una broma, siniestra, pero una broma. Hay que plantearse un pacto con las fuerzas sociales que están en las calles manifestándose y elaborar una Constitución de alcance republicano y carácter federal”, reclama.

El camino de la lucha

Muchas cosas de las que lee y ve a su alrededor le recuerdan a los años 30 cuando “había una canción que decía algo así como “paciencia obrero, paciencia” y la Iglesia contaba que el trabajador tenía el paraíso asegurado. “Yo era un niño por entonces y aunque no eres consciente de todo, te vas enterando”, puntualiza, para continuar advirtiendo de que la lucha de clases sigue abierta.

“Vivimos un proceso de concentración de las empresas, están desapareciendo bancos, y se van quedando menos, mientras los derechos sociales van desapareciendo.El ataque va más allá de la clase trabajadora. No planteo asaltar el palacio de invierno. Pero sí digo que hay que luchar y buscar aliados en este camino. La batalla la está ganando el capitalismo, pero no todos una pequeña parte de ellos”, añade.

La lucha de Armando la que lleva defendiendo se pelea en las calles, mediante la protesta social, en los círculos intelectuales mediante las ideas, en las instituciones y en el Congreso mediante la política. “La cultura debe disputar en el terreno ideológico las razones del capitalismo porque sino la derrota esta cantada”, añade Armando que que “si cinco millones de parados es una clara muestra de la derrota”.

“A la gente le digo que luche, que yo no puedo. Ayer, hoy y mañana la única manera de ganar derechos ha sido la calle. Incluso huelgas generales, aquí va a hacer falta mucho más para ganar el pulso.  Yo sé que la lucha no garantiza la victoria. Pero la batalla que no se gana es la que no se lucha”, concluye.

"La política no se hace sólo con buenas intenciones, ni sólo con palabra, ni sólo con urnas"

El conductor de Machado

Armando, que se desenvuelve como pez en el agua analizando la situación actual desde el prisma de la lucha de clases, asevera que no quiere señalar el marxismo como la solución, pero anticipa que nunca en la historia ninguna clase dominante ha cedido poder por su propia voluntad y señala la lucha como el camino.

“Yo, por decencia intelectual ya no hablo del marxismo como solución, pero tampoco condeno la violencia venga de donde venga. Para mí violencia es que la gente esté en los contenedores recogiendo basura, los desahucios de los bancos o las cargas de los antidisturbios que hemos visto estos días. ¿Qué se han creído que eso no es violencia? El mundo está construido a base de violencia. La política no se hace sólo con buenas intenciones, ni sólo con palabra, ni sólo con urnas. Porque lo que está ocurriendo en el mundo, en Libia, Siria, Kosovo… lo están haciendo los poderes fácticos, los poderes reales con armas y con violencia en la lucha que se libra.”, analiza. 

En este punto y como ha hecho en repetidas ocasiones a lo largo de la conversación, Armado, con mala memoria para las fechas pero no para los autores, las obras y las letras, recurre a Antonio Machado y recita de manera literal la última parte del escrito Los coches locos, incluido en la obra de 1915 Los complementarios en el que Machado arranca con una comparación entre conductores y políticos.

“Si el auriga sabe su oficio, sigamos con él y paguémosle puntualmente su salario. Si guía mal, habrá que despedirlo. Porque dentro de su coche vamos todos. Mas ¿qué haremos con un cochero loco o borracho que nos lleva a galope y alegremente al precipicio? Habrá que arrojarlo a la cuneta del camino, después de arrancarle por la fuerza las riendas de la mano. Revolución se llama a esta fulminante jubilación de cocheros borrachos. Palabra demasiado fuerte. No tan fuerte, sin embargo, como romperse el bautismo”, escribe Machado, recita Armando.

Fuente: Público.es

Rebelión en Europa contra el neoliberalismo.

 

Por Vicenç Navarro  (Catedrático de Políicas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra)

Según los datos de la Comisión Europea, la actividad económica en la Eurozona está descendiendo. Durante el periodo Abril-Junio descendió, como promedio, un 0,2%, y se espera que el informe de Octubre muestre una contracción incluso mayor de tal actividad. A estos datos debe añadirse la información proveída por el Banco Central Europeo, que señala que la actividad financiera también ha disminuido en la Eurozona, sin que se espere la reactivación de tal actividad en un futuro próximo. Mírese como se mire, pues, la situación económica y financiera va mal, en realidad, muy mal. Las cifras de desempleo en la Eurozona han alcanzado niveles sin precedentes, 18 millones de parados con un incremento anual de un millón durante estos años de crisis.

Es obvio que las políticas de austeridad –que se han estado promoviendo por la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional)- no están reavivando la economía de la Eurozona. En realidad, todos los datos señalan que, al revés, la están hundiendo. Y a pesar de ello, la troika continúa insistiendo en que la solución pasa por todavía más austeridad y más recortes. En estos momentos, está exigiendo en Grecia que se recorten 11.500 millones de euros del presupuesto nacional. En España también se están exigiendo para 2013 añadir 13.000 millones de euros de recortes a los que han ocurrido durante cada año de la crisis. En Francia, con un gobierno socialista, presidido por el Sr. François Hollande, éste está planeando recortar 30.000 millones de euros de su presupuesto. Y la lista puede alargarse incluyendo más y más países de la Eurozona. Las políticas de recortes han sido el eje central de las intervenciones públicas en los países de la Eurozona.

Además de estos recortes, se están aplicando otras políticas de claro corte neoliberal, como el retraso de la edad de jubilación, la reducción de los beneficios sociales y laborales, el descenso del seguro de desempleo, la reducción de salarios, y una larga lista de intervenciones que están reduciendo el bienestar social de las clases populares, que constituyen la mayoría de la población en los países de la Eurozona.

Europa se rebela

Como era de esperar, tales clases populares de estos países se están rebelando frente a estas políticas, políticas que en su gran mayoría se están imponiendo a la ciudadanía sin que hubiera un mandato popular para ello, ya que tales medidas no estaban en el programa electoral de los partidos gobernantes. De ahí que la legitimidad de tales gobiernos y de las instituciones que gobiernan la Eurozona y la Unión Europea esté cada vez más cuestionada. La atracción de Europa, que era generalizada en los países del Sur de tal continente (la mayoría habían sufrido dictaduras fascistas o fascistoides durante muchos años), está desapareciendo muy rápidamente. Y la conveniencia del euro como moneda común también se está cuestionando. Varias encuestas han aparecido en los mayores medios de información europeos diciendo que un porcentaje cada año mayor, identifica el establecimiento del euro como responsable de su pérdida de capacidad adquisitiva.

La rebelión de las clases populares a estas políticas neoliberales impuestas por el establishment europeo está actualmente generalizada. En Portugal, acaba de realizarse una huelga general y hay manifestaciones de protesta día tras día. En Francia, este domingo hubo manifestaciones a lo largo de su territorio protestando por la propuesta del presidente Hollande de aprobar el Pacto Fiscal que obligará, en la práctica, a perpetuar las políticas de austeridad. En Grecia, las protestas laborales y sociales son también el pan de cada día, alcanzando cada vez más una orientación violenta que puede afectar la viabilidad de sus instituciones representativas. Un tanto parecido ocurre en España, donde la represión por parte del Estado, heredero, en parte, de la dictadura, es especialmente acentuado en contra de las numerosas manifestaciones que toman lugar a lo largo del territorio español. Y lo mismo está ocurriendo en Italia, donde los sindicatos están liderando una oposición cada vez más generalizada contra las imposiciones del gobierno Monti.

La respuesta del establishment que gobierna la Eurozona

Ni que decir tiene que esta agitación social está generando respuestas del establishment que gobierna la Eurozona. Una de ellas, son las medidas tomadas por el BCE de comprar bonos públicos (de corto periodo, no más de tres años) en el mercado primario, condicionado a que los países pidan un rescate del European Stability Mechanism (ESM), al cual se le ha dotado de 500.000 millones de euros para que compre deuda pública (a largo plazo, de 10 años) en el mercado secundario, sujeto todo ello a unas condiciones leoninas que implican todavía más recortes. Estas medidas de recortes y austeridad, forzando una bajada de los salarios, supondrán todavía un mayor endeudamiento, junto con una mayor austeridad, reforzándose así el ciclo vicioso entre endeudamiento, austeridad y declive de la actividad económica.

Lo que está pasando en España con el rescate bancario es un claro ejemplo de ello. Se proveen 100.000 millones de euros, que se prestan al Estado español (con lo cual el déficit y la deuda pública aumentan), con la condición de que se reduzca todavía más el gasto público, empeorando así, incluso más, la situación de la economía española.

¡Hay alternativas a los recortes!

Para cualquier persona que no esté obcecada con el dogma neoliberal es obvio que la solución a la crisis económica pasa por romper este círculo vicioso, que se inicia con un endeudamiento que quiere resolverse a base de políticas de austeridad que determinan un descenso de la actividad económica y de los ingresos al Estado, lo cual lleva a pedir prestado más dinero y a endeudarse. Este círculo vicioso es lo que está llevando la Eurozona al desastre.

Lo que tiene que hacerse es dejar de endeudarse, renegociando una deuda que ha beneficiado a la banca y a sus accionistas, pero a nadie más. No se puede avanzar con un sistema financiero que funciona para tan pocos a costa del sacrificio de tantos. La banca privada ya ha perdido su función social, que es la de proveer crédito. Si no ofrece crédito, no tiene lógica su existencia. El tamaño del sector financiero en una economía debe por lo tanto reducirse sustancialmente mediante toda una serie de medidas, que incluyen desde una carga impositiva mucho más elevada a la banca (sin afectar los ahorros del ciudadano normal y corriente), gravando principalmente a los grandes depósitos, las largas transacciones y las actividades especulativas. Otras medidas deberían incluir su nacionalización, con pleno intervencionismo del Estado para garantizar la disponibilidad de crédito razonable y accesible. No puede permitirse que la banca privada sea el aparato sanguíneo del cuerpo económico.

Por otra parte, los Estados deben dejar de depender tanto de los préstamos externos, observación que es especialmente relevante para los países llamados en la terminología anglosajona PIGS (o GIPSI si se incluye Italia). Cada uno de estos Estados (cuyos ingresos al Estado son excesivamente bajos) debe incrementar sustancialmente sus ingresos públicos. Si España tuviera la carga fiscal de Suecia, el Estado español ingresaría 200.000 millones de euros más al año. En Italia, según el Banco de Italia, la riqueza existente en el país, altamente concentrada (que podría y debería general fondos al Estado), representa 8.600.000 millones de euros, que es más de cuatro veces los 2.000.000 millones de euros de deuda pública que tiene su Estado. Si tal riqueza concentrada, como sugiere Tom Gill en su artículo “Europe is Revolting” (CounterPunch, Septiembre de 2012) se la gravara con un 2% de la riqueza poseída por el 50% más rico de los propietarios, se generarían 100.000 millones de euros más al año para las arcas del Estado.

Un tanto semejante en Portugal, donde el gobierno propuso recientemente unos recortes de 4.900 millones de euros (que tuvo que retirar debido a la oposición de la ciudadanía). Los sindicatos portugueses propusieron como alternativas un aumento del gravamen de un 0,25% en las transacciones bancarias (consiguiendo así 2.000 millones), de un 10% en las ganancias en la propiedad de los mayores accionistas del país (consiguiendo 1.700 millones de euros), un incremento del impuesto de sociedades para las empresas que facturan a partir de 1.2 millones de euros al año (1.200 millones de euros), y una disminución del fraude fiscal (1.200 millones de euros). Todas estas medidas afectarían sólo al 1% de la población: los súper ricos. Todas estas propuestas son altamente populares.

Otras propuestas también altamente populares es la reducción del gasto en las Fuerzas Armadas. Gran parte de tales fuerzas militares hacen funciones policiales y de represión interna, caso claro en España, donde se asigna a tales fuerzas armadas la garantía de “la unidad de España”, función que expresa el carácter  policial y de represión interna del país, defendiendo en la práctica un centralismo que inhibe la expresión de la riqueza de España que debería basarse en la expresión de su plurinacionalidad.  Ni que decir tiene que estas propuestas alternativas, populares a nivel de calle, son inmensamente impopulares en los establishments que gobiernan a los países de la Eurozona, que están imponiendo políticas opuestas, altamente impopulares. Hoy existen unas instituciones que no han sido elegidas por la población, que gobiernan e imponen lo que favorece a sus intereses particulares, a costa de los intereses generales. Las fuerzas auténticamente democráticas deberían coordinarse a nivel europeo, incluyendo una huelga general a nivel de toda la Eurozona para indicar que las clases populares están diciendo basta ya de esta dictadura financiera que está llevando a todos los países al desastre.

Fuente: Nuevatribuna.es

Nada que perder

 

Ninguna de las instituciones fundamentales de la democracia escapa de la crítica casi unánime de la ciudadanía.

Por Belén Barreiro.

La crisis económica ha desencadenado una crisis política e institucional. Ninguna de las instituciones fundamentales de la democracia escapa de la crítica casi unánime de la ciudadanía. Partidos, gobiernos, parlamentos y jefatura del Estado sufren una crisis de reputación sin precedentes. Sucede lo mismo con bancos y grandes corporaciones: las instituciones básicas de la economía de mercado tampoco se libran del rechazo de los ciudadanos. La recesión no solo está destruyendo la riqueza del país: está también aniquilando la confianza ciudadana en las instituciones políticas y económicas. Algunos políticos, banqueros y grandes empresarios son conscientes de la gravedad de la situación: sin complicidad ciudadana ningún proyecto, ni político ni económico, puede llegar a buen puerto. En algunas acciones puntuales se vislumbra un ápice de reacción. Sin embargo, no hay una respuesta conjunta y contundente que frene de inmediato la caída en picado de la reputación de las instituciones.

La recuperación de la credibilidad de las instituciones políticas y económicas exige emprender un ejercicio de empatía con la inmensa mayoría de los ciudadanos. Debemos entender qué les está sucediendo. La quiebra de la confianza institucional tiene tres causas: el empobrecimiento casi general de la población; el convencimiento de que los sacrificios no se han repartido con equidad; y la percepción de que en las decisiones sobre la crisis, la opinión de los ciudadanos ha contado demasiado poco.

La crisis ha producido cambios en el modo de vida de nueve de cada diez españoles, según los datos de El ObSERvatorio de MyWord para la Cadena SER. La crisis está provocando un cambio social de enorme envergadura, que nos devuelve a tiempos para muchos olvidados. Asumir el empobrecimiento para el que lo sufre es siempre difícil. Cuando implica renuncias a bienes materiales o servicios básicos lo es aún más. Pero los sacrificios se tornan indigeribles cuando no se producen con equidad. Un reparto más justo de los costes sociales de la crisis probablemente habría podido contener gran parte del rechazo ciudadano a las instituciones políticas y económicas. Cuando los resultados de la democracia son malos para la gran mayoría y además se perciben como injustos, los procedimientos en la toma de decisiones se colocan en el punto de mira. En esta crisis, la política económica se ha hecho sin tener en cuenta las preferencias ciudadanas. Obviamente, los gobiernos en democracia no tienen obligación de decidir a golpe de sondeos, pero cuando sus decisiones son cuestionadas por voces solventes y además producen un empobrecimiento generalizado, cierta permeabilidad con las demandas ciudadanas es imprescindible. Los ciudadanos no reclaman soluciones mágicas a la crisis, están pidiendo que los sacrificios, en España como dentro de cada institución, se repartan entre todos. Las instituciones, políticas y económicas, deberían darse por aludidas. Es la credibilidad de todas ellas lo que está en juego. Y ninguna debería olvidar uno de los lemas del 25-S: “Porque solo podemos ganar”. Cuando muchos no tienen nada que perder, la democracia y la propia economía de mercado peligran.

Fuente: El País

Anguita: "Es paradójico que se hable de rescate cuando estamos ante un secuestro"

4/10/2012 – 15:12

El excoordinador general de IU, Julio Anguita, ha dicho este jueves que "es paradójico que se hable de rescate cuando estamos ante un secuestro". A su juicio, "es un delito de alta traición que un gobernante acceda y se pliegue ante poderes extranjeros como el BCE".

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El excoordinador general de IU, Julio Anguita, ha dicho este jueves que "es paradójico que se hable de rescate cuando estamos ante un secuestro". A su juicio, "es un delito de alta traición que un gobernante acceda y se pliegue ante poderes extranjeros como el BCE".

En una entrevista en Cuatro recogida por Europa Press, el excoordinador general de IU ha asegurado que "la deuda no se puede pagar" y que "en el hipotético caso de que se pagara tendríamos un país totalmente acabado".
También, ha afirmado que "si confiamos en los Gobiernos que salen de las urnas estamos perdidos", y ha recalcado que "ha llegado el momento de que el pueblo español asuma el protagonismo".

A su parecer, "el problema está en Mastrich, en la moneda única y en el sistema de estabilidad financiero que se ha impuesto por encima de los Gobiernos". Además ha apostillado que "el pueblo español y la soberanía nacional es papel mojado" y que los gobiernos son solo "dominguillos que obedecen lo que dice el BCE". Por eso cree que entrar en el euro fue un "error mayúsculo"

"Están negando la libertad y también el que haya elecciones, ¿Para qué vamos a elegir a ningún presidente cuando este es un dominguillo en manos de esos poderes?" se ha preguntado Anguita.

Asimismo, ha criticado que "la Constitución española sea el documento más ultrajado, más pisoteado y menos cumplido" y ha asegurado que "si los poderes públicos tratan así la ley de leyes, en el país no existe el sentido de Estado de Derecho".

También, el exdirigente comunista ha pedido que deje de decirse que los "políticos son corruptos" y que se hable "de los que trasgreden la ley y de los que roban", porque "por supuesto que hay políticos corruptos y pero también en la banca y en las empresas", ha explicado.

Para finalizar ha dicho que "el discurso del sacrificio cae solo en los pobres porque el PP y el PSOE han pactado una enmienda a la Constitución por la cual el pago de la deuda es preferente" y ha planteado dos opciones "o morir dulcemente yendo al matadero como borregos o plantar cara".