Cientos de casos de cáncer cerca de antenas de telefonía.

La Asociación de Afectados de Navarra por los Campos Electromagnéticos (ASANACEM) y la de Valladolid (AVAATE) ha realizado un excelente trabajo de recopilación de casos de cáncer (principalmente, también aparecen otras dolencias), ocurridos en las inmediaciones de antenas de telefonía móvil. Lo han documentado muy bien a través de lo publicado en la prensa durante los últimos años. La recopilación va desde el año 2000 al 2008.

Por otro lado, además del pdf Clusters de Cancer, en un link de la página de ASANACEM pueden encontrar otra recopilación de casos aparecidos en prensa, la mayoría desde ese año 2008 hasta el 2010. Como les cuento, son recopilaciones de noticias periodísticas (puede haber muchas otras más), no es un estudio científico, pero tampoco hay estudios epidemiológicos cerca ni lejos de antenas, ni ningún seguimiento de la situación de las personas que viven en las inmediaciones de estos artefactos. Ninguna institución ni empresa los han realizado.

Es más, en ocasiones se le exige a la población que “demuestre que esas afecciones están relacionadas con sus dolencias“, cuando ese seguimiento deberían hacerlo las instituciones, independientemente de cual fuese su resultado. La recopilación presentada por estas organizaciones ciudadanas es sólo de antenas, no se incluyen a poblaciones que vivan cerca de nudos eléctricos, alta tensión, transformadores eléctricos, edificios con WiFi, etc., en las que también se denuncian muchos casos por todo el mundo.

Si las instituciones hicieran su trabajo, los ciudadanos no tendrían que cumplir con esta dejación de sus funciones.

Más info: En los libros Conspiraciones tóxicas y La salud que viene hay capítulos monográficos sobre las enfermedades que provocan los campos electromagnéticos y el lobby que trata de ocultarlas.

Miguel Jara

Anuncios

Megautopistas inalámbricas.

Hace unos días intercambié unos correos con uno de los activistas de Antena No Getxo que, a su vez, intercambió informaciones y opiniones con otras personaspreocupadas por la contaminación electromagnética (CE). Charlamos sobre cómo podría ser a medio e incluso a corto plazo la evolución de las telecomunicaciones y su relación con la CE.

La conclusión de que podría ser posible que las operadoras pueden estar meditando la posibilidad de unir todas las antenas emisoras/receptoras, creando una gigantesca autopista inalámbrica. Un ejemplo de esto es la idea del desarrollo de femtoceldas privadas en casas, oficinas y fábricas, pero pensamos que dentro de poco se tratará de ir mucho mas allá de estas femtoceldas, con nuevos dispositivos y tecnologías inalámbricas que saquen al mercado y interconectando todo lo ya existente de una manera muchísimo más eficiente pero claro, también más contaminante, por si no fuera poca la actual electropolución.

Es decir, cada antena receptora/emisora (todas), de empresas, de particulares y públicas, se convertiría en un tramo de esta autopista inalámbrica y por cada una de estas antenas circulará información (puede que también además de información, se transmita energía para que los móviles y ordenadores portátiles, así como otros aparatos, estén siempre cargados, se encuentren donde se encuentren…), tanto del usuario de esa antena como de los usuarios que tiene más cerca, los cuales harán lo propio respecto a sus propias antenas y así con todo el mundo.

Cualquier antena buscará para transmitir información otra similar que tenga cerca, como es lógico. Así un usuario usará su móvil que irá a su femtocelda, la cual estará conectada vía inalámbrica con otras femtoceldas, por las que circulará la información de ese usuario y de otros cercanos. A su vez estas femtoceldas terminarán por mandar esa información a picoantenas que estén fuera de las casas que se mandarán la información entre ellas, pasando a su vez esa información a las antenas de los bluetooth de los coches (los nuevos modelos seguramente estarán ya equipados todos con bluetooth). Por otro lado, estas antenas de los coches emitirán a las antenas de los ordenadores inalámbricos (tanto portátiles como caseros, los wifis…), los cuales emitirán hacia las antenas de los teléfonos DECT (los inalámbricos de sobremesa), que mandarán su señal hacia los receptores de los sistemas wimax.

También es muy posible que a su vez los propios móviles estén comunicados directamente con sus propias antenas usando para transmitir sus señales las antenas de los móviles cercanos hasta llegar la señal al móvil deseado (no nos olvidemos que tanto el móvil como el ordenador portatil inalámbrico, tienden a confluir en un futuro cercano en una misma cosa). También se conectarían con las antenas de las estaciones base de toda la vida, las cuales se comunicarían entre si y transmitirían esa información a otras antenas y a los satélites que cubren todo el planeta. Se buscaría una cobertura casi del 100% y funcionaría prácticamente a nivel planetario.

Se podría utilizar así prácticamente cualquier antena existente en este circuito. El negocio estará en el gasto personal y no en el uso de esta megaautopista inalámbrica. Se podría vender a la ciudadanía que así al haber tantas antenas, estas van a emitir a menos potencia y serán necesarias menos estaciones base de las de siempre y que va a tener una cobertura casi perfecta en cualquier punto (dentro y fuera de edificios), tanto en imagen, sonido, documentos, etc., con banda ancha y gran velocidad, además este sistema permitiría bajadas en las tarifas, tan atrayente.

La mayoría de personas tienen móviles, además de wifis y DECTs en casa y puestos de trabajo. Otros muchos tienen ordenadores portátiles inalámbricos. Muchos coches ya tienen bluetooth, si a eso le unimos otros sistemas como los wimax, las estaciones base de toda la vida y las picoantenas, que son cosas que ya existen, que ya están desplegadas, nos encontramos que esta autopista inalámbrica a día de hoy es ya parcialmente un hecho. En un futuro cercano a todo esto habrá que sumarle femtoceldas, televisiones con conexión a internet, etc.

A su vez esta megaautopista inalámbrica estará conectada con otra megautopista alámbrica, que irá por cable, fibra óptica, cable normal, red eléctrica usada para mandar información, etc.

No sabemos si todo esto es sólo ciencia/ficción o algo posible e incluso muy probable y a corto plazo, cuesta bastante preveer el futuro y mas aún si no eres profesional, pero hay cosas que ya se van viendo, cada vez hay mas aparatos inalámbricos caseros y mas que proyectan desplegar (caso de las femtoceldas), es posible que esto no se haga de golpe sino que lo vayan haciendo por partes.

El tema es complicado pero no imposible. El futuro pasa por algo similar a lo que hemos descrito, transmitir y recibir cualquier cosa desde cualquier parte del mundo a gran velocidad y con gran calidad y para esto tendrán que utilizar casi todas las posibilidades.

Más info: El libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo contiene un capítulo sobre la enfermedad de la hipersensibilidad a los campos electromagnéticos que cada vez sufren más personas.

Fuente: Miguel Jara