¿Es solvente la economía española?

En medio de la profunda crisis económica y política que vive la Unión Europea una de las principales incógnitas es si  el Estado español caerá como Grecia e Irlanda. Se analiza la solvencia de la economía española, examinándose las dificultade de la economia española (su déficit crónico de la balanza comercial, entre otros aspectos) así como las dificultades de los bancos ( que tienen en su poder 300.000  pisos sin vender) y las dificultades de arreglar las cuentas públicas, ante el fuerte endeudamiento existente..El endeudamiento privado  supera la cifra de 2,4 billones de euros, lo que supone un lastre para la dinamización de la economia. De cualquier forma los mercados financieros siguen especulando  y profundizando la crisis., dudando de la solvencia de la economia española.

Las dificultades de las finanzas públicas españolas dependen de varios factores: dificultades económicas; la situación de la banca; correlación entre  el riesgo de la deuda pública y riesgo bancario; dificultades para reducir el déficit público. Veamos, en detalle, los principales aspectos de los factores señalados.

1)  Dificultades de la economía española.

El déficit crónico de la balanza comercial (exportaciones-importaciones), en 2004  ya alcanzaba la cifra de 60.000 M de euros; en 2008, 120.000 M de euros y en 2009, en plena crisis, cerca de 50.000 M de euros. Si analizamos la balanza por cuenta corriente (además de la balanza comercial, incluye  la de servicios, rentas y transferencias), el déficit fue de 6% del PIB en 2004, 11% del PIB (más de 100.000 M de euros) en 2008 y 4% del PIB en 2010. En los  años 2007 y 2008 el PIB ha tenido valores de 1,05 y 1,07 billones de euros respectivamente y se espera que para 2011 sea de 1,07 billones de euros.

Además de la dura recesión   en el sector de la construcción (debido a la burbuja inmobiliaria) y sus impactos en otros sectores productivos (alcanzando la tasa de paro global el 20 %)  hay que considerar que el potencial de crecimiento económico  es débil. Tanto la evolución de la productividad por habitante cuya variación  fue de 3% en 2009 y 2% en 2010, como el nivel tecnológico  bajo y medio predominante en la industria ( el gasto español en I+D fue  de 1,35% en 2009, bastante alejado de la media europea) son factores que no favorecen  un potencial de crecimiento económico.

Por otra parte el nivel  muy elevado de deuda del sector privado que alcanza valores de 240% del PIB, correspondiendo a las empresas 140%  del PIB y 100% a las familias, junto con   la deuda pública ( 63% del PIB)  y   la bajada de los precios en el sector inmobiliario, todo ello produce una fragilidad financiera notable, tanto en las familias como en las empresas. A señalar que   el volumen de quiebras en el sector inmobiliario  ha sido del 10%   y el volumen de quiebras en el sector empresarial  ha sido del 7%  en 2010.Y, por tanto,  los efectos se manifiestan en   la debilidad de la demanda y de la inversión.

2)  Dificultades de los Bancos y Cajas de Ahorros

Sus dificultades derivan fundamentalmente del tamaño de las pérdidas  relacionadas con los préstamos  al sector de la construcción, especialmente  a la promoción inmobiliaria. A señalar que la deuda viva de dichos promotores a los bancos y cajas han alcanzado la cifra de 450.000 M de euros en 2.010.

Veamos en detalle  la situación  de los pisos en venta. Según Natixis, el volumen de viviendas en venta era de 1,13 millones en marzo de 2010. Para B. Mateo, la situación es muy distinta a como se describe oficialmente y la desarrolla de la siguiente manera:

–  3,1 millones de pisos vacíos, de los cuales 620.000  de segunda mano en venta.

–  terminados sin registrar en venta 960.000

–  en construcción paralizados 663.000 y 599.000 en construcción (es decir 1,26 millones de pisos en construcción)

–  escriturados y no registrados, 120.000

–  demanda real 220.000

–  las entidades financieras tiene un total  de, al menos, 900.000 pisos. De ellos, cerca de 300.000  a la venta y otros 600.000 en construcción.

Vemos, por tanto, que los bancos y cajas  poseen un volumen considerable de pisos  y que constan en sus activos patrimoniales  al precio  original de  adquisición. Aunque en el test de resistencia financiera de julio pasado realizado a la banca española se consideró  que la bajada de los precios  de los pisos ha   sido de un 11% (para el periodo julio 2006-julio 2010), el descenso real, según el experto independiente B.Mateo, ha sido del 30 %, como valor promedio. Y se prevé que para el periodo 2011-2014 baje el precio de los pisos  un 30-40%.

¿Por qué los bancos no sacan los pisos a la venta? Por una parte  el Banco de España  está favoreciendo a los bancos al no exigir, en los dos últimos años, transparencia en sus balances, aunque  a partir de enero 2011 habrá mayor conocimiento del volumen de viviendas en manos de los bancos, dado que el Banco de España obliga a las entidades financieras  a provisionar el 30%  del valor de los pisos    embargados  que lleven en cartera más de 24 meses. Estos dos años pasados   los bancos los han utilizado para generar provisiones, a través de  obtener beneficios  de otras actividades de modo que puedan hacer frente a las pérdidas de valor de los miles de pisos consignados con su valor de origen en los activos  patrimoniales de la banca,

Se entiende, por tanto, que los bancos no saquen al mercado un volumen creciente de pisos, dado que los precios  bajarían fuertemente, se reducirían sus activos  y provocarían fuertes pérdidas a las entidades  financieras. Es sintomático que en diciembre pasado  BANCAJA  haya señalado que el importe de los activos inmobiliarios adjudicados no rentables era de 3.516 M de euros.

No es extraño que la agencia  Moodys  desconfíe de los tests de resistencia bancarios  y afirme que la banca española debe hacer  frente  a posibles pérdidas de 176.000 M de euros. Es significativo que dicha cifra supera el   valor de los fondos propios  de las entidades financieras, 152.000 M de euros (diciembre 2009).

Las dificultades  de la banca española y de las cajas se manifiestan, asimismo,  en que el volumen  de su financiación directa a través del Banco Central Europeo(BCE) ha alcanzado el valor de 3,43 billones de euros  en el periodo enero 2005-octubre 2010. En el conjunto de movimientos de los préstamos y sus vencimientos es muy corriente  recibir dinero al 1% de interés (con el aval otorgado por poseer bonos de deuda pública a 10 años), especialmente a partir de 2009,  y posteriormente comprar deuda pública española (o de otros países) al 3-4% de interés percibido. El negocio es evidente. Solamente en 2010 (periodo enero-octubre)  el BCE ha financiado  a la banca española con 929.000 M de euros en diversas  formas.

Por otra parte  la deuda de la banca española respecto a otros bancos extranjeros es grande. Para el periodo 2011-2012, los bancos tienen que amortizar unos 200.000 M de euros, según J. Torres.

El gran negocio de la construcción-inmobiliarias-bancos se ha basado no solamente  en el volumen de hipotecas, sino también en la titulización de  parte de esas hipotecas (se estima en una tercera parte del total).A través de la titulización  una hipoteca, o bien un “paquete” de hipotecas en forma de activo bursátil,  podía ser vendida a cualquier inversor. No es de extrañar, por tanto, que los bancos alemanes   tengan invertidos  en títulos derivados de hipotecas ( cédulas hipotecarias..) que han de valorarse al precio actual del mercado  de los pisos correspondientes a las citadas hipotecas( menor que el valor escriturado en la adquisición  del piso). De ahí viene la desconfianza de los bancos alemanes y de otros inversores extranjeros, respecto al “valor real” de sus títulos y de la situación patrimonial real de los bancos españoles, y también en la posibilidad de cobrar según lo fijado en el contrato.

Los rumores sobre las posibles quiebras de entidades financieras  empujan a los mercados financieros  internacionales, y a otros acreedores,  a  cobrar cuanto antes las deudas pendientes.

3)  Dificultades para reducir el déficit público.

Después de tener un déficit público  de 11,1% del PIB en 2009, el año 2010 acaba con un déficit de  9,3% y se pretende reducir a 6% en 2011, a 4,4% en 2.012 y a 3% en 2.013.Esta “escalada” de reducción del déficit supone unos recortes presupuestarios considerables.

Asimismo  la deuda pública que era el 37% del PIB en 2007, asciende, en 2010, a 63% del PIB (cerca de 650.000 M de euros) y se prevé para 2.012 que alcance el valor de 75% del PIB.

La  dinámica del endeudamiento público  da lugar a que los vencimientos de la deuda supongan unas cantidades importantes. Así en 2011 el vencimiento (y por tanto, pago) supone 44.300M de euros, con un coste medio de 3,6%. En 2.012, la cantidad será de 46.170.M de euros: en 2.013, 44.180 M de euros ; y en 2.014 , 41.210 M de euros. Y para el periodo 2015-2020  vence  deuda pública por un valor de  95.890 M de euros. Ante estas cifras de devoluciones de deuda el gobierno español va a emitir deuda, según Natixis,  por un valor de  93.000 M de euros, en 2011, para atender a la refinanciación y obtener recursos  para llevar a cabo  los planes de saneamiento, como ha señalado A. Castro. Este volumen de deuda, junto con los intereses asociados suponen una fragilización del sector público y aumenta la incertidumbre  sobre el pago.

Hay que tener en cuenta que son bastante diferentes las tasas de interés de la deuda pública emitida según el plazo. En 2009 la tasa a 1 año  ha sido de 1,5% ; la tasa a 2 años ha  tenido el valor de 2%; y la tasa  a 10 años  ha estado al 4%. Y esto tiene cierta importancia dado que la problemática de la deuda pública y sus dificultades de pago hay que relacionarla con los débiles crecimientos económicos (menos del 2% del PIB) previstos para los tres próximos años, al menos. Asimismo el tamaño del sector público español, 46% del PIB, es pequeño ( lo que dificulta hacer recortes en el gasto público)  en comparación con el de otros Estados europeos, como en el caso francés ( 56% del PIB), o bien en los casos italiano e inglés (51%).

Los factores señalados refuerzan  el convencimiento de muchos agentes económicos de la existencia de una muy fuerte dificultad de cumplir los compromisos de reducir el déficit público en los plazos señalados. Es cierto que en el caso del endeudamiento público, siempre queda la posibilidad  de refinanciar las deudas ( que ya está previsto hacerlo en 2011), pero fragilizan aún más al sector público Y esto es inevitable aunque se diversifique la deuda, como parecer ser la  voluntad del gobierno Zapatero al aceptar China   comprar deuda pública española.

4)  Correlación entre el riesgo de la deuda pública y de la deuda bancaria.

Los bancos españoles son un agente económico  fundamental  en la financiación del déficit público español. De los cientos de miles de millones de euros obtenidos, con facilidades, del BCE( con tipo de interés, a corto plazo, al 1%), han utilizado un porcentaje alto de ese dinero  para comprar deuda pública española( 20-25% del PIB en 2008-2009) y de otros países con una rentabilidad del 2-4%. En 2010 los bancos españoles poseen 203.309 M de euros de deuda pública española . Los bancos alemanes, 34.625 M de euros y menores cantidades los bancos franceses e ingleses, entre otros.

Por tanto una crisis de la deuda pública (su no pago) conlleva una crisis bancaria y viceversa. A señalar que los bancos españoles  también poseen deuda pública de otros Estados “frágiles”.Agrupando la deuda pública española, la griega, la portuguesa y la irlandesa, los bancos españoles  poseen 280.370 M de euros.

En este contexto, el  endeudamiento español no solo es importante por las cantidades señaladas, sino por los tipos de interés a pagar a los compradores de deuda. Especialmente  en el caso de préstamos a 10 años, que puede alcanzar el 5,5%. Si el tipo de interés de la deuda  a 10 años  sobrepasa el 6-6,5%, es casi imposible   estabilizar  el volumen de la  deuda pública en el futuro (en 2.012, el volumen de deuda alcanzará el valor de 75% del PIB, más de 780.000 M de euros) lo que conlleva una subida del déficit público y hace casi imposible cumplir los compromisos de reducción de dicho déficit.

No es de extrañar que ante esta situación aumente la incertidumbre  y el pesimismo de los inversores, especialmente  extranjeros, lo que influye, a su vez, en la dinámica inversora en la economía española, etc.

¿Es solvente la economía española?

La crisis de solvencia de una economía sobreviene   cuando el  conjunto de agentes económicos no pueden  devolver sus deudas ( exteriores, públicas)  con sus excedentes ( exteriores, presupuestarios) futuros. En esa situación los préstamos a corto plazo  no mejoran la solvencia económica, aunque pueden paliar la insolvencia del Estado. Es sintomático que, ahora, Zapatero afirme que tenemos crisis económica para 5 años.

Desde esta perspectiva se puede examinar la crisis griega, e irlandesa y, parece ser, que viene la crisis portuguesa y la española. Ya hemos señalado el conjunto de factores que inciden en la crisis de solvencia española y, por tanto, se abre un abanico de escenarios, que van desde el “rescate” de la economía española hasta la salida del euro por parte española. De cualquier modo, los años 2011 -2.012 van a ser testigos de desequilibrios crecientes en la U. Europea y de configuraciones diferentes (Europa a dos velocidades, cambios institucionales…) que conllevan mayor degradación social, acentuación en los recortes de derechos sociales,   mayores tensiones sociales y menor cohesión social europea.

Antón Borja – Kaos en la Red

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: