Me llaman la “BienPagá”.

Leyre Pajín se queja, tal vez con razón, de que el montante de su salario mensual se haya aireado en algunos medios de comunicación.. Se habló de que la secretaria de organización del PSOE trincaba veinte mil euros mensuales, limpios de polvo y paja, pero la propia interesada ha aclarado que no, que son sólo cinco mil. “Una miseria” le ha faltado añadir.

A continuación ha aclarado que se embolsa otros 90.000 euros al año por haber sido Secretaria de Estado, pero eso no es un sueldo sino una indemnización que todos los altos cargos se embolsan durante dos años tras dejar el puesto.

Pajín es el ejemplo claro de por qué el sistema no da más de sí. Una señorita que no ha hecho otra cosa en su vida que medrar en un partido político, está con treinta y pocos años trincando doce mil euros mensuales del bolsillo de todos los españoles. Jamás ha trabajado, jamás ha tenido contacto con la economía real, no sabe lo que es una empresa, ni el esfuerzo que se necesita para sacarla adelante, no sabe cómo se crea un puesto de trabajo ni se ha presentado jamás a unas duras oposiciones. Su único mérito es ser socialista. 12.000 euros de trinque al mes, con dos ovarios.

Y si alguien la crítica es por machismo, como acaba de contar en su blog.. ¿Y aún hay quién se pregunta por qué nos vamos al carajo a toda velocidad?

Doña Leire Pajín, dentro de unos días pasará a ocupar su puesto como senadora, en virtud del acuerdo al que han llegado PSOE y PP.

A partir de dicho momento la Sra. Pajín , pasará a disfrutar lo que comúnmente se denomina economía -más que- sostenible y así a hacer los primeros ensayos de futura ley.

Pero vayamos por partes. Pajín, cada mes, cobrará:

  • Sueldo como senadora | 5.500 €/mes
  • Sueldo como secretaria de organización del PSOE | 6.500 €/mes
  • ¡¡¡ Indemnización !!!! como ex-secretaria de Estado de cooperación | * 7.000 €/mes
  • Dietas | 1.800 €/mes

TOTAL | 20.800 €/mes

TOTAL ANUAL | 291.000 €/año

* este cargo lo abandonó en julio, pero mantendrá esta indemnización durante 2 años (como cualquier trabajador, vamos).

Y esto en plena CRISIS en España con 5 Millones de PARADOS . Donde cientos de miles de trabajadores cobran el SALARIO MÍNIMO de 624 €/mes (8.736 €/año) Y donde más de 8 millones de personas están bajo el umbral de la POBREZA.

¿Esta es la política del servicio público y del bien común? ¿O la España del pelotazo y la corrupción legal ?

Ha dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientras la inflación es -1%,y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años.

Nos gustaría transmitirle a esta “Sra. Vicepresidenta” y a todos los políticos, lo que consideramos indecente: INDECENTE , es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes.

INDECENTE , es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE , es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE , es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete , y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo .

INDECENTE , es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE , es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.) INDECENTE , es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE , es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo. (ni cultural ni intelectual.)

INDECENTE , es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE , no es que no se congelen el sueldo sus señorias, sino que no se lo bajen.

INDECENTE , es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE , es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos.

ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER , PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO.

Está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Más vergüenzas encubiertas.

Piden investigar el robo de 261 bebés desde el franquismo a los años 90

La Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares entrega documentación a la Fiscalía de afectados en todas las Comunidades.

La Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) ha pedido este jueves a la Fiscalía General del Estado que abra una investigación para identificar a los responsables de una trama que actuó en toda España, sobre todo entre los años 50 a 90, dedicada al robo y posterior venta de niños.

“Necesitamos que se abra una investigación con un criterio unificado en todas las fiscalías”, ha asegurado el abogado de la asociación Enrique Vila Torres, quien ha entregado en la sede de la Fiscalía General documentación sobre 261 casos de afectados de todas las Comunidades Autónomas.

Junto al escrito en el que demandan la actuación del fiscal, la asociación ha entregado partidas de nacimiento falsificadas, pruebas de ADN de algunos afectados, declaraciones de padres que compraron a sus hijos y testimonios de enfermeras o enterradores que narran las irregularidades denunciadas.

“Entiendo que existía una red organizada que tenía capacidad económica, entre los captadores, los intermediarios de padres y las clínicas donde se facilitaban esos niños; evidentemente existía interconexión porque nunca los hijos robados acaban inscritos en las mismas ciudades en los que se robaban o nunca los padres eran de las misma ciudad donde se compraban”, ha indicado el letrado.

Entre otros delitos, considera que se podrían haber cometido, dependiendo de la época en que habrían ocurrido los hechos, suposición de parto y trafico de niños (coger el niño a una mujer para dárselo a otra para que lo inscriba como propio), falsedad en documento público (falsificaciones de los registros civiles) coacciones y engaño a las madres biológicas.

Según el abogado, habría “un primer periodo, los años 40, cuando se cogieron niños de mujeres republicanas que estaban encarceladas, y otro, en la década de los 50, que se convierte en una trama mafiosa con una finalidad económica, en la que participan personas de izquierdas y de derechas y que dura hasta bien entrados los años 90”.

Los afectados han reclamado al Gobierno la creación de un banco de ADN para poder cruzar los datos de los denunciantes, ya que la organización calcula que podrían haber 300.000 “niños robados” en España. No obstante, el presidente de Anadir, Antonio Barroso, ha explicado que se ha llegado a un acuerdo con una entidad privada para que puedan registrar su ADN los afectados que lo deseen “por un precio económico”.

Un centenar de afectados han acompañado al presidente y al abogado a la Fiscalía, portando pancartas y camisetas con lemas como “Si dudas de tu identidad, únete a nosotros, nos podemos ayudar”.

Entre ellas, Rocío García, quien ha explicado que siempre supo que era adoptada (el 14 de mayo de 1980, en la Clínica Santa Cristina de Madrid), y que comenzó a investigar sus orígenes cuando sus padres le comentaron que habían dado un donativo de 50.000 pesetas.

“Creí que era un caso único y para mi sorpresa he descubierto que somos muchos en toda España”, ha dicho Rocío, quien ha explicado que en Anadir hay “hijos irregulares, hijos apropiados, madres que buscan a sus hijos o hermanas que buscan a su gemela, por ejemplo”.

Fuente: Memoria Pública


No votes a quienes te engañan, te saquean e intentan restringir tu libertad.

DEFENSOR DEL INTERNAUTA

La Ley Sinde no es lo que parece, ahora es peor.

Y tenemos una vuelta más de Ley Sinde, esta vez ¿para introducir “más” garantías judiciales?… No, lo cierto es que ahora limita más derechos fundamentales, al derecho a la libertad de expresión, le podemos ya sumar la protección de datos personales. En consecuencia, si el resultado es que el Gobierno controlará contenidos en la red y que la piratería seguirá ahí… ¿Cuál es pues la verdadera razón de la Ley Sinde?

25-01-2011 – Asociación de Internautas.

1.- La Ley Sinde permite torear la valoración y la toma de decisiones judicial sobre qué contenidos son lícitos y cuáles no en Internet.

La decisión de la Comisión tendrá carácter vinculante y ejecutivo para las partes. La ejecución de la resolución arbitral (sección primera) de la Comisión de Propiedad Intelectual (órgano administrativo con funciones de arbitraje) se despachará en un “procedimiento ejecutivo judicial”, en un Juzgado, donde el juez ordenará que se cumpla lo dispuesto por la Comisión de Propiedad Intelectual sin opción a valorar o decidir si el contenido que se elimina es o no lícito, sin entrar a valorar el fondo de la cuestión, por la naturaleza propia del proceso judicial que se insta.

La Ley Sinde dice además que: La sección (segunda) podrá adoptar las medidas para que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información que vulnere derechos de propiedad intelectual o para retirar los contenidos que vulneren los citados derechos siempre que el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial.

Acordada la medida por la Comisión, solicitará del Juzgado competente la autorización para su ejecución, referida a la posible afectación a los derechos y libertades garantizados en el artículo 20 de la Constitución.

Por si a alguien le quedan dudas, además establece expresamente la ley Sinde:

La decisión (judicial) que se adopte únicamente podrá autorizar o denegar la ejecución de la medida, de nuevo, por motivos de forma, no de fondo, por ser esa la naturaleza de la “resolución de la sección segunda”.

2.- La Ley Sinde obliga a identificar a prestadores de servicios vulnerando los arts. 53.1 y 81.1CE. No es Ley Orgánica, no puede limitar derechos fundamentales.

Ahora además han incluido un juez que ejerce de “mensajero” en las labores de identificación de los titulares de las páginas web que sean “susceptibles de causar un daño patrimonial” en materia de derechos de autor (valoración esta que, insisto, no hace un juez, sino un órgano administrativo), a requerimiento según parece de la primera o segunda sección.

El juez exigirá a la operadora de servicios de telecomunicaciones que identifique al titular de la web, simplemente limitándose a pedir esos datos porque la Ley dice que debe pedirlos, y simplemente se los darán, porque la Ley dice que existe la obligación de entregárselos, sin más. Tienen 24 horas para ello.

Tenemos por tanto una ley ordinaria imponiendo un nuevo supuesto de restricción a la protección de datos de carácter personal, que permite la cesión de datos personales sin consentimiento del afectado, sin posibilidad de que un juez decida si la medida es proporcionada al fin que se pretende, y sin estar ante una de las excepciones que permite el derecho comunitario.

La Ley Sinde habla de: “Identificar al responsable del servicio de la sociedad de la información que está realizando la conducta presuntamente vulneradora, (…) podrán requerir a los prestadores de servicios de la sociedad de la información la cesión de los datos que permitan tal identificación a fin de que pueda comparecer en el procedimiento. Tal requerimiento exigirá la previa autorización judicial.

Según la Sentencia del TJUE (2008) del caso Promusicae Vs Telefónica, “los Estados miembros, a la hora de adaptar su ordenamiento jurídico interno a Directivas 2000/31, 2001/29, 2004/48 y 2002/58, procuren basarse en una interpretación de éstas que garantice un justo equilibrio entre los distintos derechos fundamentales protegidos por el ordenamiento jurídico comunitario, así como el principio de proporcionalidad (…)”.

También explica que el art. 15. 1, de la Directiva 2002/58 establece que “los Estados miembros pueden adoptar medidas legales para limitar el alcance, en particular, de la obligación de garantizar la confidencialidad de los datos de tráfico cuando tal limitación constituya una medida necesaria, proporcionada y apropiada, en una sociedad democrática, para proteger la seguridad nacional -es decir, la seguridad del Estado-, la defensa y la seguridad pública, o la prevención, investigación, descubrimiento y persecución de delitos o la utilización no autorizada del sistema de comunicaciones electrónicas a que se hace referencia en el artículo 13, apartado 1, de la Directiva 95/46”. Ese art. 15.1 de la Directiva 2002/58 ofrece así a los Estados miembros “la posibilidad de establecer excepciones a la obligación de principio de garantizar la confidencialidad de los datos personales que les incumbe en virtud del artículo 5 de la misma Directiva. Sin embargo, ninguna de estas excepciones parece referirse a situaciones que precisen la iniciación de un procedimiento civil. En efecto, tienen por objeto, por una parte, la seguridad nacional, la defensa y la seguridad pública, que constituyen actividades propias del Estado o de las autoridades estatales, ajenas a la esfera de actividades de los particulares (véase, en este sentido, la sentencia Lindqvist, antes citada, apartado 43) y, por otra parte, la persecución de infracciones penales”.

Por otra parte, la Sentencia 292/2000 del Tribunal Constitucional, señala sobre los límites a los derechos fundamentales, que han de ser previstos por una Ley Orgánica, porque de lo contrario, esa “Ley habrá infringido el derecho fundamental porque no ha cumplido con el mandato contenido en la reserva de ley (arts. 53.1 y 81.1 CE), al haber renunciado a regular la materia que se le ha reservado, remitiendo ese cometido a otro Poder Público, frustrando así una de las garantías capitales de los derechos fundamentales en el Estado democrático y social de Derecho (art. 1.1 CE). En concreto, el art. 81.1 CE dice que “son Leyes Orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas (…)”.

La STC 292/2000, dice también que justamente, “si la Ley es la única habilitada por la Constitución para fijar los límites a los derechos fundamentales y, en el caso presente, al derecho fundamental a la protección de datos, y esos límites no pueden ser distintos a los constitucionalmente previstos, que para el caso no son otros que los derivados de la coexistencia de este derecho fundamental con otros derechos y bienes jurídicos de rango constitucional, el apoderamiento legal que permita a un Poder Público recoger, almacenar, tratar, usar y, en su caso, ceder datos personales, sólo está justificado si responde a la protección de otros derechos fundamentales o bienes constitucionalmente protegidos”, todo ello, en función del principio de proporcionalidad y del rango de los derechos en conflicto.

3.- La Ley Sinde prevé modificar la legislación actual para recaudar el canon digital como exige el TJCE… ¿para qué? si ya dicen lo mismo.

“El Gobierno, en el plazo de tres meses desde la entrada en vigor de la presente Ley, mediante Real Decreto y con plena conformidad al marco normativo y jurisprudencial de la Unión Europea, procederá a modificar la regulación de la compensación equitativa por copia privada”.

La Ley de Propiedad Intelectual dice lo mismo que el TJCE, los únicos que han dicho lo contrario han sido las asociaciones gestoras de derechos de autor y el Gobierno. Han hecho una interpretación interesada, contraria al derecho comunitario, con el único fin de favorecer el enriquecimiento injusto de un lobby.

Lo que hace falta es que impidan a determinadas asociaciones privadas hacer lo que les viene en gana con las leyes, con los derechos de los ciudadanos y con los presupuestos públicos. Lo que hace falta es que se exijan responsabilidades sin esperar a que venga Europa a decirnos que se han hecho mal las cosas. Lo que vendría muy bien es que quien denuncie bajo el amparo de la Ley Sinde tenga la obligación de depositar una fianza por si el inicial “presuntamente” resulta ser un “inocentemente” lesionado en su derecho a la libertad de expresión.

4.- ¿A quién afectan las medidas de la Ley Sinde?

A cualquier responsable del servicio de la sociedad de la información que está realizando la conducta presuntamente vulneradora de los derechos de propiedad intelectual

Según la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la sociedad de la información, es “Responsable del servicio de la sociedad de la información, o prestador de servicios”, aquella persona física o jurídica que proporciona un servicio de la sociedad de la información.

Y son “Servicios de la sociedad de la información”: todo servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, por vía electrónica y a petición individual del destinatario. El concepto de servicio de la sociedad de la información comprende también los servicios no remunerados por sus destinatarios, en la medida en que constituyan una actividad económica para el prestador de servicios.

Son servicios de la sociedad de la información, entre otros y siempre que representen una actividad económica, los siguientes:

– La contratación de bienes o servicios por vía electrónica.

– La organización y gestión de subastas por medios electrónicos o de mercados y centros comerciales virtuales.

– La gestión de compras en la red por grupos de personas.

– El envío de comunicaciones comerciales.

– El suministro de información por vía telemática.

¿A quién no afectan las medidas de la Ley Sinde?

No tendrán la consideración de servicios de la sociedad de la información los que no reúnan las características señaladas en el primer párrafo de este apartado y, en particular, los siguientes:

– Los servicios prestados por medio de telefonía vocal, fax o télex. 
- El intercambio de información por medio de correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente para fines ajenos a la actividad económica de quienes lo utilizan. 
- Los servicios de radiodifusión televisiva (incluidos los servicios de cuasivídeo a la carta), contemplados en el artículo 3.a) de la Ley 25/1994, de 12 de julio, por la que se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 89/552/CEE, del Consejo, de 3 de octubre, sobre la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas al ejercicio de actividades de radiodifusión televisiva, o cualquier otra que la sustituya. 
- Los servicios de radiodifusión sonora, y

– El teletexto televisivo y otros servicios equivalentes como las guías electrónicas de programas ofrecidas a través de las plataformas televisivas.

Ofelia Tejerina – Defensor de Internautas

Asociación de Internautas

Para salir de la crisis hay que acabar antes con el crimen financiero.

Un informe del Foro económico Mundial advierte que el mundo no podrá aguantar otra crisis financiera. El Banco Mundial señala que la crisis de la deuda europea amenaza al crecimiento mundial. El Fondo Monetario Internacional es pesimista sobre sus previsiones y teme que vuelvan a darse episodios de recesión, y los economistas más críticos o premios nobel como Stiglitz o Krugman advierten que todo puede volver a ponerse peor en el año que acaba de comenzar.

Es lógico que predominen esas opiniones. Hasta el momento, a la economía no se le ha dado un verdadero tratamiento sintomático orientado a atacar las causas de los males que padece. A lo sumo, se le han suministrado algunos placebos o sucedáneos: muchas buenas palabras, algunas normas de regulación más estricta que no se han puesto en marcha y que, como ha ocurrido con la europea que dice estar orientada a poner en orden los mercados de CDS más peligrosos, lo único que hacen es facilitar que los bancos, las grandes fortunas y los especuladores vuelvan a ganar cada vez más dinero.

Esta última norma europea aparentemente dedicada a reglamentar la inversión en los llamados hedge funds y, por tanto, según dicen, destinada a limitar el riesgo sistémico que representan para la economía, muestra quizá mejor que ninguna otra el cinismo de quienes tienen el mundo en sus manos. Dicen que van a reforzar la capacidad de supervisión de las diferentes autoridades financieras nacionales europeas y que, para eso, será cada una de ellas la que se encargue de vigilar la entrada de esos fondos en sus respectivos territorios y de establecer si cumplen los estándares necesarios para que puedan operar en Europa (de darle, digámoslo a lo claro, como el “pasaporte” para poder operar en Europa).

¡Qué buenas palabras! Solo que detrás de ella se esconde un objetivo engañoso: de esa manera será más fácil que haya alguna autoridad que sea más generosa a la hora de aplicar los criterios de entrada o autorización de actividad y, como al mismo tiempo se ha establecido que si cualquiera de esas autoridades aprueba la presencia de un fondo éste tendrá ya “pasaporte” para operar en toda la Unión, resulta que de esta forma lo que se facilita es que los fondos de inversión más peligrosos y más generadores de turbulencias podrán operar con más facilidad en toda Europa, y no bajo un control más severo, como se dice.

Y ahora viene lo bueno: casi el 80% de los hedge funds está radicado en la City de Londres que es, además, la plaza más tolerante a la hora de permitirles actuar, de modo que lo que ocurrirá no será que disminuya el riesgo sistémico sino todo lo contrario.

Y eso, además, se verá agravado porque en la norma apenas se avanza hacia lo que es fundamental, es decir, el modo en que esos fondos trasladan el riesgo al sistema financiero: por medio del apalancamiento, es decir, de los préstamos que solicitan a las entidades financieras. Ni se limita la cantidad en que pueden apalancarse (que es mucha porque precisamente actúan con muy poco capital propio), ni se obliga a la autoridades a intervenir si hay problemas por esa causa.

También se ha dicho que esta norma europea sirve para luchar contra los paraísos fiscales porque con ella se prohibirá que puedan operar en Europa los fondos que estén situados en ellos, es decir, en países que no garanticen un intercambio activo de información fiscal. Pero también eso es mentira. La norma impide que ese fondo opere en Europa ¡pero no que cualquier entidad europea compre inversiones del fondo! Y, como en este caso, quienes invirtieran en esos hedge funds no tendrían entonces que informar a las autoridades europeas (aunque sean entidades europeas). Resulta entonces que la información sobre el riesgo que haya asumido no saldrá a la luz.

En fin, la norma es una buena prueba de que lo que, ya de por sí escaso, se está presentando como reformas del sistema son en realidad más de lo mismo y que, por tanto, la verdad es que hay una completa falta de voluntad a la hora de imponer medidas de auténtico control de los movimientos especulativos, de las operaciones de alto riesgo que son las que están constituyendo auténticos actos de extorsión a los gobiernos.

Y cuando están dejando que todo siga prácticamente igual hay que decir las cosas muy claras para que nadie se llame a engaño. Lo que ha provocado esta crisis y otras anteriores es la generalización de actividades especulativas y el mantenimiento de un sistema financiero cada vez más vinculado a la realización de actividades claramente criminales. El presidente del gobierno andaluz lo dijo en hace unos días muy claramente: se está produciendo terrorismo financiero (El País 05/05/2010).

Hace unos días, los fondos de inversión especulativos difundían la idea de que Portugal no podría pagar su deuda. Bancos españoles como el BBVA quedarían afectados por eso, puesto que son acreedores de Portugal y de bancos portugueses, y por tanto bajaron sus acciones en los mercados. Los especuladores aprovecharon para comprarlas más baratas. Días más tarde, Portugal tenía que subir el tipo de interés de sus bonos y los propios especuladores compraban los bonos con más rentabilidad. Las acciones del BBVA subían y así los especuladores las vendían con márgenes suculentos. Un gran convite para ellos a costa en este caso del pueblo portugués, pero en otros casos el irlandés, del griego, del mejicano, del argentino… Y eso es simplemente un robo consentido.

Los bancos han acumulado cientos de miles de millones de pérdidas por su conducta irresponsable y después de enriquecer sin límite a sus propietarios y directivos. Han recibido billones de euros para tapar sus agujeros patrimoniales y ayudas legales y financieras para ocultar sus quiebras, todo lo cual lo pagan los pueblos. Eso es un robo muy bien orquestado.

Los super ricos que ven aumentar constantemente sus ingresos y riquezas apenas pagan impuestos y solo los trabajadores y los pequeños y medianos empresarios han de proporcionar los ingresos de los estados. Eso es un robo perfectamente premeditado.

Los bancos y los super ricos operan en paraísos fiscales escondiendo sus beneficios y ocultando sus operaciones sucias de todo tipo. Eso es un robo institucionalizado.

Los ricos obligan a que los recortes de gastos que llevan a cabo los gobiernos se centren en derechos sociales y no en los que les benefician a ellos, como las ayudas a la gran empresa, los militares o las subvenciones para competir con facilidad en los mercados. Eso es un robo a mano armada.

Los bancos cobran comisiones altísimas, obligan a suscribir cláusulas leoninas y a los clientes no les queda más remedio que aceptar lo que le imponen sin que los bancos centrales hagan nada para evitarlo. Eso es un robo en cuadrilla.

Los especuladores manipulan los mercados y alteran el precio de la deuda para exigir después a los gobiernos que apliquen nuevas políticas neoliberales. Eso es un robo con alevosía.

Las grandes empresas, de telefonía, de gas, de electricidad, petroleras… juegan con las empresas como mejor les conviene y cobran precios por encima de los de competencia. Eso es un robo a manos llenas.

Los ricos afirman que no hay dinero para financiar las pensiones públicas pero no dicen nada del dinero que se gasta el gobierno en apoyar a los planes de pensiones privados para que así se nutran los fondos financieros especulativos. Eso es un robo cargado de mentira y de cinismo.

Los especuladores manipulan los precios de las materias primas alimentarias y su precio sube por las nubes provocando hambrunas y millones de muertes. Eso es, como dice Jean Ziegler, un crimen organizado contra la Humanidad.

Estos son simplemente una brevísima e incompleta relación de los crímenes financieros consentidos en nuestra época. Son los que producen que haya crisis financieras, económicas, alimentarias, ambientales… y los que hacen que el mundo sea un verdadero infierno para miles de millones de personas.

Son crímenes que se pueden evitar con decisión y voluntad política. O mejor dicho: son lo primero que habría que evitar, lo que hay que evitar urgentemente, si es que de verdad quisiéramos acabar con la crisis.

Y se puede evitar si la ciudadanía se empeña y se enfrenta de una vez a semejante vergüenza.

Juan Torres López / Alberto Garzón Espinosa – Consejo Científico de ATTAC

Publicado en Altereconomia.org
Ganas de Escribir
Pijus Economicus

El honor de los banqueros.

El Supremo ha condenado al consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, a ochos meses de prisión y a una inhabilitación especial por un asuntillo de 1994, cuando él presidía Banesto y quiso cobrar a toda costa con la ayuda del juez Estevill –ayuda que en su caso nunca era impagable- un préstamo fallido de manera arbitraria. Diecisiete años después de aquellos hechos que llevaron al trullo a tres personas inocentes, el Tribunal ha encontrado culpable a Sáenz de intento de estafa procesal y acusación falsa. La Justicia es lenta y con los banqueros pillados en renuncio se eterniza, como si quisiera equiparar sus vencimientos al de un crédito hipotecario.

El drama para Sáenz no es la pena de prisión sino la de inhabilitación, que debería obligarle a dejar el consejo del banco donde cobra el salario mínimo interprofesional: 10 millones de euros al año. En una especie de sarcasmo, la ley establece que los consejeros de un banco han de ser personas de reconocida honorabilidad comercial y profesional, un requisito grotesco tras una crisis financiera en la que todos los banqueros conservan su honor intacto aunque hayan perdido la vergüenza. En el caso de Sáenz la cosa se complica, ya que tener antecedentes penales con las correspondientes fotografías de frente y de perfil es algo más que un contratiempo. Así que don Alfredo, a sus 67 años, acudirá en amparo al Constitucional, que tampoco tendrá prisas en ver su recurso, para poder jubilarse con todos los pronunciamientos favorables.

Lo de jubilación de Sáenz tiene su miga, siendo pública la pensión que el Santander le tiene reconocida y que asciende, a falta de aplicarle el IPC, a cerca de 90 millones de euros. ¿Deberían los accionistas del banco aceptar sin rechistar que uno de sus ejecutivos, condenado en sentencia firme por un delito doloso, se lleve a casa la suma que un español medio tardaría 3.000 años en obtener trabajando honradamente ocho horas diarias?

Opinan los entendidos que el relevo de Sáenz será inevitable antes incluso de que se pronuncie el Constitucional porque el Santander no puede permitirse semejante daño reputacional en momentos tan turbulentos. De la reputación que Pedro Olabarría y los hermanos José Ignacio y Luis Romero perdieron al ser encarcelados a instancias de Sáenz ni se habla.

Juan Carlos Escudier / Público

Ilustraciones Carlos Azagra. ¡Gracias compañero!

¡Firmeza en defensa de las pensiones públicas!

Comunicado de ATTAC España

El Gobierno, el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea (UE), los grandes medios de comunicación: todos coinciden en que el colapso del sistema público de pensiones es inevitable si no se acometen profundas reformas ya, en particular el aumento de la edad de jubilación. En los años ‘50 -cuando España gastaba el 3% de su Producto Interior Bruto (PIB) para las pensiones- economistas liberales preveían el colapso en 50 años. De hecho, en 2005 se registró un superávit del 1,1%, contrariamente a todas estas previsiones. Incluso en un año muy negativo para la economía, el 2008, el sistema de seguridad social registró un superávit del 1,31% del PIB.

Todas estas previsiones científicamente falsas esconden un único objetivo: permitir a los bancos y al sistema financiero  apoderarse del jugoso negocio de las jubilaciones públicas. Después que las arcas públicas hayan sido vaciadas para salvar a los bancos de la quiebra, a que ellos mismos iban destinados a casa de sus maniobras especulativas, ahora los “mercados” y sus representantes pretenden que sean tod@s l@s ciudadan@s los que paguen las cuentas con los “planes de austeridad”. Estos planes conllevan reducción de sueldos y de gasto social, y privatización de servicios públicos, limitando su universalidad y determinando su acceso según el poder de compra. Al mismo tiempo los beneficios empresariales del sector financiero siguen en bonanza, como si nada hubiera pasado.

La gestión privada de los servicios públicos acarrea mayores costes administrativos, menor atención a las necesidades de los ciudadanos y privilegia las necesidades de los “clientes” más ricos. Además, no se puede dejar el futuro de los jubilados a la merced de las incertidumbres de los mercados. Entre marzo 2008 y marzo del 2009 la rentabilidad de los fondos de pensiones privados ha sido del -6,37% (¡negativa!). Rentabilidades negativas no ocurren solo durante momentos de gran crisis económica como el que estamos viviendo. Entre 1970 y 2007 -en plena “bonanza neoliberal”- se han registrado 117 crisis bancarias en 93 países, y 113 episodios de “estrés” financieros en 17 países.

La sociedad española quiere un sistema de pensiones públicos, solidarios y redistributivo. Una encuesta de la Fundación BBVA en 2009 desveló que el 57,8% de la población prefiere pagar impuestos más altos para mantener un amplio sistema de protección social; el 75,1% piensa que el Estado tiene la responsabilidad principal de asegurar un nivel de vida digno a los ciudadan@s; el 97,4% piensa que el Estado tiene “mucha” o “bastante responsabilidad” a la hora de asegurar una pensión suficiente. Quienes quieren privatizar las pensiones son una pequeña minoría de la población, que tiene un interés personal en el asunto pero -lamentablemente- también una influencia desproporcionada en los círculos políticos y en los medios de comunicación. En contra de este circo mediático las ciudadanía ya se ha expresado con la huelga general del 29 de septiembre. Los militantes de ATTAC son parte de esta ciudadanía comprometida y exigen a los sindicatos firmeza en las negociaciones con el gobierno en defensa de las jubilaciones de todos, para el inmediato retiro de la reforma laboral y de los planes de austeridad.

ATTAC propone fortalecer el sistema público de pensiones actuando sobre los elementos económicos que garantizan su viabilidad para las generaciones futuras. Se necesita más inversión pública para disminuir el desempleo y el empleo precario, aumentar los salarios, promover una distribución más equitativa de la renta, aumentar la productividad del trabajo y su calidad a través de más inversiones en I+D, combatir la economía sumergida y el fraude fiscal, abolir los paraísos fiscales y favorecer las políticas de inserción de la mujer en el mercado de trabajo.

Todo esto el “mercado” no va a conseguirlo. Además los jubilados deben cobrar una pensión digna y adecuada al nivel de la riqueza de nuestro país ¡ya! El gasto social en España es el 62% del promedio de la UE-15. España destina el 19,7% del PIB (datos de 2005) a gastos de protección social, contra el 28,3% de UE-15 (datos elaborados por el economista Vicenç Navarro). Si nos limitamos a los gastos para pensiones de vejez, invalidez o supervivencia, España está en el penúltimo lugar en la UE-15 (datos del 2003) con el 9,8% (14,7% en Alemania). La única reforma que ATTAC revindica es al aumento inmediato de las prestaciones sociales al nivel de los países de nuestro entorno económico.

Pensions públiques. Contra les retallades a les pensions públiques

Manifest

Aturem la retallada de les pensions.  Ja n’hi ha prou, les nostres vides no són un negoci.

Adhesions Individuals
Adhesions Entitats

Després de la vaga general del 29 de setembre del 2010, el govern espanyol continua amb la seva política de retallades socials i, lluny de derrogar la Reforma Laboral o els Plans d’Ajust del sector públic, ha engegat noves retallades socials (com l’acabament de les ajudes als aturats i la privatitzacions d’aeroports). La darrera, i possiblement la més greu d’aquestes retallades socials serà la Reforma del sistema públic de Pensions, incrementant l’edat de jubilació i el període necessari de cotització. Això implicarà que aquells que ara som treballadors, i molt especialment els joves i les dones, tindrem pensions de jubilació cada vegada més baixes.

Per dur a terme aquesta nova retallada, la classe política, molts dels “experts” economistes que ens van vendre les receptes que ens han portat a aquesta crisi i la major part dels mitjans de comunicació ens intenten convèncer de que l’actual sistema públic de pensions és inviable, a causa de l’envelliment de la població, pronosticant la seva suposada insostenibilitat. Però darrera d’aquests arguments s’amaga una voluntat especulativa i neoliberal: eliminar del sistema públic de pensions i substituir-lo per plans privats de pensions en mans del capital financer (Bancs, Caixes i asseguradores), els mateixos que ens han portat a la crisi i que pretenen, dia a dia, fer de les nostres vides un negoci per enriquir-se encara més. Ens menteixen quan diuen que el sistema de pensions farà fallida, perquè no és el nombre de treballadors el que determina la sostenibilitat de les pensions, sinó la seva capacitat de produir riquesa, la qual cada vegada es major. I si el que falta són treballadors cotitzants, sembla que amb un 20% d’atur el que cal no és allargar l’edat de jubilació dels 65 als 67 anys, sinó polítiques d’ocupació de qualitat, relaxar les lleis d’immigració, reduir la precarietat i fer el sistema més progressiu per tal que els més rics paguin més, ja que així es podria incrementar el nivell de cotització i es milloraria el nivell de pensions existent.

Si amb un sistema públic el 73,5% de les pensions està al llindar de la pobresa i més del 10% d’avis i avies no reben cap ingrés, què podria arribar a passar amb un sistema privat? Les pensions públiques representen un pilar fonamental del nostre sistema de drets socials i s’ha aconseguit gràcies a la lluita obrera sostinguda durant molts anys d’esforç i en condicions polítiques molt difícils per la millora de les nostres condicions de vida. En temps on s’imposa l’individualisme i el benefici privat, el sistema de pensions públic representa un model de solidaritat i redistribució que, lluny de ser el millor possible, aconsegueix disminuir la desigualtat que imposa el capitalisme.

L’aprovació de la reforma està prevista pel 28 de Gener i davant aquest nou atac creiem que son la lluita i la mobilització unitàries les que ens permetran encarar amb força un moment històric, on amb la nostra acció i determinació, haurem de demostrar en quina societat volem viure. La de l’explotació i la soledat més salvatges o aquella on mitjançant el repartiment de la riquesa, el treball i la solidaritat ens permeti desenvolupar en llibertat la nostra vida.
Fem una crida a fer sentir la nostra veu d’una forma clara i contundent a les mobilitzacions que es faran arreu del territori durant la setmana del 17 al 23 de gener i en la jornada de mobilitzacions generals convocada pel 27 de gener.

Aturem la retallada de les pensions. Ja n’hi ha prou, les nostres vides no són un negoci!

Adhesions Individuals
Adhesions Entitats

Veure adhesions Individuals
Veure adhesions Entitats

Fuente: http://pensionspubliques.wordpress.com

Obra de dedicacion a las victimas de gernika… requiscat in pace

SALVADOR BACARISSE – Romanza

Concertino para guitarra y orquesta en la menor , Opus 72 – (1957)

Interpretado por:
– Manuel Cubedo Alicart y la Orquesta Sinfónica de Barcelona. Grabado en 1972.

¿Es solvente la economía española?

En medio de la profunda crisis económica y política que vive la Unión Europea una de las principales incógnitas es si  el Estado español caerá como Grecia e Irlanda. Se analiza la solvencia de la economía española, examinándose las dificultade de la economia española (su déficit crónico de la balanza comercial, entre otros aspectos) así como las dificultades de los bancos ( que tienen en su poder 300.000  pisos sin vender) y las dificultades de arreglar las cuentas públicas, ante el fuerte endeudamiento existente..El endeudamiento privado  supera la cifra de 2,4 billones de euros, lo que supone un lastre para la dinamización de la economia. De cualquier forma los mercados financieros siguen especulando  y profundizando la crisis., dudando de la solvencia de la economia española.

Las dificultades de las finanzas públicas españolas dependen de varios factores: dificultades económicas; la situación de la banca; correlación entre  el riesgo de la deuda pública y riesgo bancario; dificultades para reducir el déficit público. Veamos, en detalle, los principales aspectos de los factores señalados.

1)  Dificultades de la economía española.

El déficit crónico de la balanza comercial (exportaciones-importaciones), en 2004  ya alcanzaba la cifra de 60.000 M de euros; en 2008, 120.000 M de euros y en 2009, en plena crisis, cerca de 50.000 M de euros. Si analizamos la balanza por cuenta corriente (además de la balanza comercial, incluye  la de servicios, rentas y transferencias), el déficit fue de 6% del PIB en 2004, 11% del PIB (más de 100.000 M de euros) en 2008 y 4% del PIB en 2010. En los  años 2007 y 2008 el PIB ha tenido valores de 1,05 y 1,07 billones de euros respectivamente y se espera que para 2011 sea de 1,07 billones de euros.

Además de la dura recesión   en el sector de la construcción (debido a la burbuja inmobiliaria) y sus impactos en otros sectores productivos (alcanzando la tasa de paro global el 20 %)  hay que considerar que el potencial de crecimiento económico  es débil. Tanto la evolución de la productividad por habitante cuya variación  fue de 3% en 2009 y 2% en 2010, como el nivel tecnológico  bajo y medio predominante en la industria ( el gasto español en I+D fue  de 1,35% en 2009, bastante alejado de la media europea) son factores que no favorecen  un potencial de crecimiento económico.

Por otra parte el nivel  muy elevado de deuda del sector privado que alcanza valores de 240% del PIB, correspondiendo a las empresas 140%  del PIB y 100% a las familias, junto con   la deuda pública ( 63% del PIB)  y   la bajada de los precios en el sector inmobiliario, todo ello produce una fragilidad financiera notable, tanto en las familias como en las empresas. A señalar que   el volumen de quiebras en el sector inmobiliario  ha sido del 10%   y el volumen de quiebras en el sector empresarial  ha sido del 7%  en 2010.Y, por tanto,  los efectos se manifiestan en   la debilidad de la demanda y de la inversión.

2)  Dificultades de los Bancos y Cajas de Ahorros

Sus dificultades derivan fundamentalmente del tamaño de las pérdidas  relacionadas con los préstamos  al sector de la construcción, especialmente  a la promoción inmobiliaria. A señalar que la deuda viva de dichos promotores a los bancos y cajas han alcanzado la cifra de 450.000 M de euros en 2.010.

Veamos en detalle  la situación  de los pisos en venta. Según Natixis, el volumen de viviendas en venta era de 1,13 millones en marzo de 2010. Para B. Mateo, la situación es muy distinta a como se describe oficialmente y la desarrolla de la siguiente manera:

–  3,1 millones de pisos vacíos, de los cuales 620.000  de segunda mano en venta.

–  terminados sin registrar en venta 960.000

–  en construcción paralizados 663.000 y 599.000 en construcción (es decir 1,26 millones de pisos en construcción)

–  escriturados y no registrados, 120.000

–  demanda real 220.000

–  las entidades financieras tiene un total  de, al menos, 900.000 pisos. De ellos, cerca de 300.000  a la venta y otros 600.000 en construcción.

Vemos, por tanto, que los bancos y cajas  poseen un volumen considerable de pisos  y que constan en sus activos patrimoniales  al precio  original de  adquisición. Aunque en el test de resistencia financiera de julio pasado realizado a la banca española se consideró  que la bajada de los precios  de los pisos ha   sido de un 11% (para el periodo julio 2006-julio 2010), el descenso real, según el experto independiente B.Mateo, ha sido del 30 %, como valor promedio. Y se prevé que para el periodo 2011-2014 baje el precio de los pisos  un 30-40%.

¿Por qué los bancos no sacan los pisos a la venta? Por una parte  el Banco de España  está favoreciendo a los bancos al no exigir, en los dos últimos años, transparencia en sus balances, aunque  a partir de enero 2011 habrá mayor conocimiento del volumen de viviendas en manos de los bancos, dado que el Banco de España obliga a las entidades financieras  a provisionar el 30%  del valor de los pisos    embargados  que lleven en cartera más de 24 meses. Estos dos años pasados   los bancos los han utilizado para generar provisiones, a través de  obtener beneficios  de otras actividades de modo que puedan hacer frente a las pérdidas de valor de los miles de pisos consignados con su valor de origen en los activos  patrimoniales de la banca,

Se entiende, por tanto, que los bancos no saquen al mercado un volumen creciente de pisos, dado que los precios  bajarían fuertemente, se reducirían sus activos  y provocarían fuertes pérdidas a las entidades  financieras. Es sintomático que en diciembre pasado  BANCAJA  haya señalado que el importe de los activos inmobiliarios adjudicados no rentables era de 3.516 M de euros.

No es extraño que la agencia  Moodys  desconfíe de los tests de resistencia bancarios  y afirme que la banca española debe hacer  frente  a posibles pérdidas de 176.000 M de euros. Es significativo que dicha cifra supera el   valor de los fondos propios  de las entidades financieras, 152.000 M de euros (diciembre 2009).

Las dificultades  de la banca española y de las cajas se manifiestan, asimismo,  en que el volumen  de su financiación directa a través del Banco Central Europeo(BCE) ha alcanzado el valor de 3,43 billones de euros  en el periodo enero 2005-octubre 2010. En el conjunto de movimientos de los préstamos y sus vencimientos es muy corriente  recibir dinero al 1% de interés (con el aval otorgado por poseer bonos de deuda pública a 10 años), especialmente a partir de 2009,  y posteriormente comprar deuda pública española (o de otros países) al 3-4% de interés percibido. El negocio es evidente. Solamente en 2010 (periodo enero-octubre)  el BCE ha financiado  a la banca española con 929.000 M de euros en diversas  formas.

Por otra parte  la deuda de la banca española respecto a otros bancos extranjeros es grande. Para el periodo 2011-2012, los bancos tienen que amortizar unos 200.000 M de euros, según J. Torres.

El gran negocio de la construcción-inmobiliarias-bancos se ha basado no solamente  en el volumen de hipotecas, sino también en la titulización de  parte de esas hipotecas (se estima en una tercera parte del total).A través de la titulización  una hipoteca, o bien un “paquete” de hipotecas en forma de activo bursátil,  podía ser vendida a cualquier inversor. No es de extrañar, por tanto, que los bancos alemanes   tengan invertidos  en títulos derivados de hipotecas ( cédulas hipotecarias..) que han de valorarse al precio actual del mercado  de los pisos correspondientes a las citadas hipotecas( menor que el valor escriturado en la adquisición  del piso). De ahí viene la desconfianza de los bancos alemanes y de otros inversores extranjeros, respecto al “valor real” de sus títulos y de la situación patrimonial real de los bancos españoles, y también en la posibilidad de cobrar según lo fijado en el contrato.

Los rumores sobre las posibles quiebras de entidades financieras  empujan a los mercados financieros  internacionales, y a otros acreedores,  a  cobrar cuanto antes las deudas pendientes.

3)  Dificultades para reducir el déficit público.

Después de tener un déficit público  de 11,1% del PIB en 2009, el año 2010 acaba con un déficit de  9,3% y se pretende reducir a 6% en 2011, a 4,4% en 2.012 y a 3% en 2.013.Esta “escalada” de reducción del déficit supone unos recortes presupuestarios considerables.

Asimismo  la deuda pública que era el 37% del PIB en 2007, asciende, en 2010, a 63% del PIB (cerca de 650.000 M de euros) y se prevé para 2.012 que alcance el valor de 75% del PIB.

La  dinámica del endeudamiento público  da lugar a que los vencimientos de la deuda supongan unas cantidades importantes. Así en 2011 el vencimiento (y por tanto, pago) supone 44.300M de euros, con un coste medio de 3,6%. En 2.012, la cantidad será de 46.170.M de euros: en 2.013, 44.180 M de euros ; y en 2.014 , 41.210 M de euros. Y para el periodo 2015-2020  vence  deuda pública por un valor de  95.890 M de euros. Ante estas cifras de devoluciones de deuda el gobierno español va a emitir deuda, según Natixis,  por un valor de  93.000 M de euros, en 2011, para atender a la refinanciación y obtener recursos  para llevar a cabo  los planes de saneamiento, como ha señalado A. Castro. Este volumen de deuda, junto con los intereses asociados suponen una fragilización del sector público y aumenta la incertidumbre  sobre el pago.

Hay que tener en cuenta que son bastante diferentes las tasas de interés de la deuda pública emitida según el plazo. En 2009 la tasa a 1 año  ha sido de 1,5% ; la tasa a 2 años ha  tenido el valor de 2%; y la tasa  a 10 años  ha estado al 4%. Y esto tiene cierta importancia dado que la problemática de la deuda pública y sus dificultades de pago hay que relacionarla con los débiles crecimientos económicos (menos del 2% del PIB) previstos para los tres próximos años, al menos. Asimismo el tamaño del sector público español, 46% del PIB, es pequeño ( lo que dificulta hacer recortes en el gasto público)  en comparación con el de otros Estados europeos, como en el caso francés ( 56% del PIB), o bien en los casos italiano e inglés (51%).

Los factores señalados refuerzan  el convencimiento de muchos agentes económicos de la existencia de una muy fuerte dificultad de cumplir los compromisos de reducir el déficit público en los plazos señalados. Es cierto que en el caso del endeudamiento público, siempre queda la posibilidad  de refinanciar las deudas ( que ya está previsto hacerlo en 2011), pero fragilizan aún más al sector público Y esto es inevitable aunque se diversifique la deuda, como parecer ser la  voluntad del gobierno Zapatero al aceptar China   comprar deuda pública española.

4)  Correlación entre el riesgo de la deuda pública y de la deuda bancaria.

Los bancos españoles son un agente económico  fundamental  en la financiación del déficit público español. De los cientos de miles de millones de euros obtenidos, con facilidades, del BCE( con tipo de interés, a corto plazo, al 1%), han utilizado un porcentaje alto de ese dinero  para comprar deuda pública española( 20-25% del PIB en 2008-2009) y de otros países con una rentabilidad del 2-4%. En 2010 los bancos españoles poseen 203.309 M de euros de deuda pública española . Los bancos alemanes, 34.625 M de euros y menores cantidades los bancos franceses e ingleses, entre otros.

Por tanto una crisis de la deuda pública (su no pago) conlleva una crisis bancaria y viceversa. A señalar que los bancos españoles  también poseen deuda pública de otros Estados “frágiles”.Agrupando la deuda pública española, la griega, la portuguesa y la irlandesa, los bancos españoles  poseen 280.370 M de euros.

En este contexto, el  endeudamiento español no solo es importante por las cantidades señaladas, sino por los tipos de interés a pagar a los compradores de deuda. Especialmente  en el caso de préstamos a 10 años, que puede alcanzar el 5,5%. Si el tipo de interés de la deuda  a 10 años  sobrepasa el 6-6,5%, es casi imposible   estabilizar  el volumen de la  deuda pública en el futuro (en 2.012, el volumen de deuda alcanzará el valor de 75% del PIB, más de 780.000 M de euros) lo que conlleva una subida del déficit público y hace casi imposible cumplir los compromisos de reducción de dicho déficit.

No es de extrañar que ante esta situación aumente la incertidumbre  y el pesimismo de los inversores, especialmente  extranjeros, lo que influye, a su vez, en la dinámica inversora en la economía española, etc.

¿Es solvente la economía española?

La crisis de solvencia de una economía sobreviene   cuando el  conjunto de agentes económicos no pueden  devolver sus deudas ( exteriores, públicas)  con sus excedentes ( exteriores, presupuestarios) futuros. En esa situación los préstamos a corto plazo  no mejoran la solvencia económica, aunque pueden paliar la insolvencia del Estado. Es sintomático que, ahora, Zapatero afirme que tenemos crisis económica para 5 años.

Desde esta perspectiva se puede examinar la crisis griega, e irlandesa y, parece ser, que viene la crisis portuguesa y la española. Ya hemos señalado el conjunto de factores que inciden en la crisis de solvencia española y, por tanto, se abre un abanico de escenarios, que van desde el “rescate” de la economía española hasta la salida del euro por parte española. De cualquier modo, los años 2011 -2.012 van a ser testigos de desequilibrios crecientes en la U. Europea y de configuraciones diferentes (Europa a dos velocidades, cambios institucionales…) que conllevan mayor degradación social, acentuación en los recortes de derechos sociales,   mayores tensiones sociales y menor cohesión social europea.

Antón Borja – Kaos en la Red

Cambio de modelo productivo: ¿de qué estamos hablando?

La necesidad de cambiar el “modelo productivo” de nuestra economía se ha convertido en un eje central del debate político.

Parece evidente que se da una gran coincidencia a la hora de reconocer que el modo en el que se ha desenvuelto en los últimos años es insostenible, sobre todo por el peso desproporcionado de la actividad inmobiliaria, por la rápida volatilidad del empleo que se creó, por su negativo impacto sobre el medio natural o por el excesivo endeudamiento que ha generado, entre otras razones. Sin embargo, tengo la impresión de que no hay tanta coincidencia a la hora de definir lo que entendemos por modelo productivo, de determinar los elementos que habría que modificar o los resortes sobre los que se podría actuar para conseguir cambiarlo.

Eso es lo que podría estar dando lugar a que los debates y propuestas sobre el cambio del modelo productivo se reduzcan en la mayoría de los casos a incidir en aspectos parciales (tipo de actividades y reformas laborales, principalmente) que a la postre no van a poder ser suficientes para lograr cambios sustanciales en nuestra vida económica.

En mi opinión, habría que tener en cuenta que cuando hablamos de modelo productivo hacemos referencia a la combinación de cuatro componentes o elementos esenciales, cada uno de los cuales contiene a su vez otros más, que están interrelacionados entre sí.

El primero de ellos se refiere al tipo de actividades predominantes en la economía y suele ser el componente que más comúnmente sirve para simplificar la expresión de un modelo productivo. Así, decimos que el español se ha caracterizado por el predominio de la construcción o que hemos de ir a otro basado en nuevos perfiles sectoriales. La Fundación Ideas, por ejemplo, propone en su informe Ideas para una nueva economía. Hacia una España más sostenible en 2025 la nueva especialización de la economía española en sectores de alto potencial innovador como energías renovables, ecoindustrias, tecnologías de la información y la comunicación, biotecnología, industria aeroespacial, industrias culturales y servicios sociales y, por otro lado, la reorientación de otros más tradicionales y problemáticos como la construcción, el turismo y el transporte.

En segundo lugar, un modelo productivo es un modo específico de uso de los factores productivos. Todos intervienen pero es evidente que se pueden utilizar con más o menos intensidad y de un modo u otro. La utilización de un volumen muy elevado de población inmigrante, por ejemplo, la mayor o menor participación de las mujeres en el mercado laboral, las condiciones de acceso a la financiación, la mayor o menor concentración en la propiedad de la tierra o del capital, el grado de formación de la mano de obra, la naturaleza de las cadenas que se establecen entre los diferentes factores, la naturaleza del mercado de trabajo y de las normas que lo regulan, la cantidad y el modo de consumir energía, la producción de deshechos, etc., conforman modelos específicos de producir bienes y servicios y contribuyen, por tanto, a definir modelos productivos diferentes. El mencionado informe de la Fundación Ideas propone en este sentido actuaciones para mejorar la productividad, aumentar la calidad de la educación y el sistema de formación profesional y para generar un elevado volumen de empleo para niveles de cualificación medios y altos o reducir las emisiones contaminantes y conseguir una mayor eficiencia en la utilización del agua, el suelo y los recursos naturales.

Naturalmente, este segundo componente está muy imbricado con el anterior así como los dos que restan y los cuatro en su conjunto entre sí. Cada tipo de actividad tiende a generar un uso específico de los recursos, aunque también el uso que se permite hacer de éstos últimos determina en gran medida el tipo de actividad que resulta predominante.

En tercer lugar, cuando hablamos de modelo productivo hemos de considerar que éste incluye indisolublemente ligado a los dos elementos anteriores una pauta singular de reparto de los ingresos. Cada modo de producir determinado por el tipo de actividad y por los factores utilizados implica una específica forma de retribuirlos y, lógicamente, también un montante diverso de renta para cada uno de sus propietarios.

Esta distribución originaria, que nace de la retribución directa a los factores que participan en la producción, puede modificarse o no por la redistribución que lleva a cabo el Estado, y condiciona, como también señala el informe de la citada Fundación, la sostenibilidad social del modelo. Y, en todo caso, su naturaleza resulta fundamental: la mayor o menor participación de los salarios en el conjunto de las rentas, por ejemplo, no solo conformará incentivos diferentes según cuál sea sino que influye también en el grado en que la demanda efectiva va a poder sostener al modelo. Y un desequilibrio muy grande a favor de las rentas del capital, cuyos propietarios tienen menor propensión al consumo, unido a una estructura o regulación inadecuada del sistema financiero (como la que ha hay), puede producir una derivación de recursos hacia la inversión financiera o hacia la especulación que debilita la actividad productiva, condicionando así la morfología del modelo.

Finalmente, podríamos decir de manera gráfica que esos tres elementos del modelo productivo están envueltos en un abanico bastante amplio de factores de entorno o medioambientales, normas y derechos, instituciones, sistemas de toma de decisiones, regímenes de propiedad, gustos, cultura, valores éticos,…. que conforman un último elemento muy importante, al menos, por tres razones. Primero, porque sus diferentes componentes establecen lo que se puede o no se puede hacer (en la literatura académica se denominan property rights, aunque también se han calificado, creo que adecuadamente, como poderes de apropiación). Segundo porque, según cómo sea su naturaleza, generan o disminuyen los costes de transacción, es decir, los que lleva consigo realizar la actividad económica, unos costes que si no se gestionan correctamente pueden llegar a paralizarla. En tercer lugar, porque además proveen los incentivos que van a determinar en gran medida el comportamiento de los sujetos económicos y que también deben estar en sintonía con el tipo de modelo al que se aspira.

Pueden impulsarse grandes transformaciones en el tipo de actividad, en el uso de los factores o en la distribución de la renta pero si estas condiciones del entorno en el que se desarrolla la vida económica no se conjugan adecuadamente con todos ellos será muy difícil que puedan llevarse a cabo con éxito.

Por eso es fundamental comprender la interrelación que se da en todo momento entre estos cuatro elementos y descubrir el modo en que se puede actuar sobre todos ellos sabiendo que normalmente va a ser muy difícil que se pueda incidir sobre el conjunto al mismo tiempo o con la misma intensidad.

Unas veces, los cambios en esos elementos pueden llevarse a cabo exógenamente, mediante modificaciones en las normas o incentivos que tienen la capacidad de incidir en el comportamiento de los sujetos y en el uso de los recursos. Pero en otras ocasiones, o en relación con algunos aspectos concretos de los diferentes elementos (por ejemplo, en las expectativas, en la mayor o menor aversión al riesgo, o en lo relativo a la movilización de grandes volúmenes de recursos) quizá eso no sea posible nunca o a corto y medio plazo. Casi siempre, la actitud de los sujetos económicos (individuos y empresas, principalmente, pero también administraciones públicas) ante la evolución o las expectativas de cambio del modelo depende de su posición ante él, de sus privilegios, del poder de decisión del que disponen, y eso crea inercias que son muy a menudo una de los grandes dificultades para impulsar los cambios.

Otras veces, es el propio modelo el que busca el cambio, el que genera tensiones internas que se resuelven en transformaciones: los empresarios desarrollan nuevas actividades para obtener beneficio, los individuos amplían su formación para lograr mejores empleos, o unos y otros aceptan otra pauta distributiva para mejorar su posición futura o como resultado de su debilidad o fortaleza presente.

A menudo, también predominan factores retardatarios que actúan como frenos y dificultan esta readaptación endógena o autónoma del modelo o que la hacen tan lenta que resulta incapaz de proporcionarla: el velo de ignorancia que, al igual que decía Rawls que ocurre en relación con la justicia, afecta a todas las conductas económicas, la existencia de desincentivos, la carencia de adecuados sistema de información…

En estas ocasiones es fundamental la acción gubernamental pero nunca estará asegurada que ésta vaya a ser la adecuada o que, en lugar de corregir los factores que retardan el necesario cambio de modelo, los empeore.

En definitiva, me parece que a la hora de hablar de cambio de modelo productivo deberíamos tener presente:

a) Que hay que transformar el conjunto de los elementos que lo definen y no solo algunos porque todos ellos lo conforman.

b) Aunque hay que poner en funcionamiento y actuar sobre todos los resortes que influyen sobre el desenvolvimiento del modelo, es preciso detectar con acierto cuáles de ellos resultan determinantes en un momento dado o cuales pueden bloquear los cambios si no tienen un funcionamiento adecuado (por ejemplo, es muy difícil pensar que la estrategia de cambio de modelo productivo en España sea exitosa si no se dispone de una estrategia y de un sistema de financiación que asegure a corto, medio y largo plazo los recursos que se necesitan para ello, o que pueda lograrse una posición satisfactoria de las empresas en los mercados si la regulación del mercado laboral solo está encaminada a reducir los costes del trabajo y eso deprime la demanda efectiva).

c) Los cambios de modelos productivos, en la medida en que afectan como he señalado a un abanico de elementos tan variado de la vida económica, social y política, o se producen muy lentamente a partir de su propia dinámica endógena, salvo en casos de saltos producidos por circunstancias extraordinarias, o, cuando quieren ser impulsados desde fuera del propio modelo, requieren un empuje conjunto muy potente. Por eso los procesos de cambio precisan de acuerdos sociales amplios y a ser posible explícitos, para que sean efectivos, sobre todos los aspectos de transformación que conllevan, y particularmente los distributivos.

d) Finalmente, lo más posible es que los procesos de cambio de modelo productivo terminen siempre de modo muy diferente a como fueron inicialmente diseñados precisamente porque su desarrollo implica inevitablemente la puesta en marcha de procesos en donde los individuos, las instituciones, las empresas y los grupos sociales comienzan a tener nuevos tipos de comportamientos y respuestas a los procesos y a la actividad económica. Pero eso no puede llevar a creer que estos procesos pueden concluir bien cuando se abordan improvisada o parcialmente y sin tener en cuenta la dinámica histórica en la que se producen.

Si el tomar en cuenta todos estos diferentes elementos del modelo productivo es una cuestión esencial en términos generales, creo que lo es mucho más cuando se hace referencia a las cuestiones laborales y al mercado de trabajo. Basándose en las hipótesis de partida del modelo neoclásico, las corrientes liberales suelen presentar los problemas relativos al empleo como algo que se resuelve exclusivamente en el mercado laboral. Eso está llevando a realizar propuestas basadas en una regulación laboral que se supone es la favorable que condiciona el buen funcionamiento del modelo cuando en realidad no se está teniendo en cuenta su efecto negativo sobre los demás elementos: actividades de bajo valor añadido y productividad, desigualdad, desincentivos, malestar social y escaso potencial de crecimiento.

Artículo publicado en la revista Temas para el Debate

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC

¿Son los mercados los culpables? ¿O son… ?

Una contempla estupefacta cómo nos acosan los mercados, examinan, mandan hacer deberes, subastan países enteros con personas dentro, se deprimen (“son bipolares” escuché a un experto economista, pobrecitos), mandan en definitiva, y se pregunta ¿son los mercados los culpables de nuestros males? No. Una gran parte de responsabilidad recae en los políticos. Los elegimos de entre nosotros porque no cabemos todos en los Parlamentos y gobiernos pero fue y es para que obraran a favor de los intereses de la mayoría y no de minorías de poder. Y hay formas de controlarlas.

Si seguimos mirando, vemos cómo nos asolan corrupciones, injusticias, despilfarros públicos, errores en gestión, y todo ello parece quedar impune. ¿Toda la culpa es de la política ineficaz? Hoy el Foro Económico Mundial dice que en buena medida: considera un “riesgo global”… los malos gobiernos. Pero los políticos proceden de una sociedad que tampoco atraviesa uno de sus mejores momentos de madurez.

Se extiende la pueril explicación de que “el hombre es malo por naturaleza”, una argumentación moral que no dejaría de ser más que una más de las corrientes filosóficas en las que podemos encontrar incluso la contraria. Ahí tenemos a Russeau, asegurando que “el hombre es bueno”… también “por naturaleza”, pero, por si acaso, sentando las bases del Contrato Social. Porque, aunque fuese “malo”, para sus “desviaciones” delictivas está la justicia. El Banco Mundial ha dicho esta madrugada que la inestabilidad del Euro vuelve a poner en peligro la economía mundial. Pues señor, si hace un año ahora que un grupito de Hedge Funds, decidieron hundir la moneda europea porque daba “grandes oportunidades de negocio”. Ellos, y sus secuaces de “Bruselas” han hecho el resto. Y no hay síntoma alguno de que vayan a cambiar, todo lo contrario. ¿Cómo no lo recuerdan los medios a diario?

¿Es la sociedad la que falla? Sin duda, porque es la que elige a esos políticos que no atajan los abusos, no implementan medidas para que funcione la justicia, no se atan los cabos a ellos mismos. Pero para que una sociedad funcione precisa dos pilares básicos que son los que forman y mantienen el pensamiento crítico: la educación y la información. Ambos se disuaden hoy con ahínco. Aquí mismo, gobierno y comunidades autónomas (que son quienes la gestionan en un 80%) van a ahorrar 1.800 millones de euros en educación, en lugar de quitarse ellos mismos canapés, viajes, móviles (California acaba de actuar en ese sentido) y demás prebendas. En un país con gravísimas carencias en esa materia.

Y llegamos a los medios de comunicación. Diseñados para informar, formar y entretener, se dedican con pasión a esto último, desfigurando además groseramente sus dos primeros cometidos. Las revelaciones de wikileaks –un tanto ya adormecidas por la trivialización, el acoso a sus divulgadores, y las escasas consecuencias que se han derivado aún para los culpables de atropellos- revelaron que el periodismo hoy no realiza su misión. Ya no es tiempo de “watergates”, suelo decir. Los más graves hechos, como que una ex candidata a la presidencia de los EEUU señale con dianas los objetivos a abatir, en un país cargado de armas y de fácil acceso a descerebrados, se diluyen en “opiniones“. Esta energúmena es capaz incluso de salir atacando a quienes la acusan. O aquí mismo, un Camps que se burla de los periodistas sin responder a sus preguntas, por sus reales huevos de codorniz, enmarcados por ciudadanos a juego. Todo hoy es opinable, todo se diluye en la maraña, sin desencadenar consecuencias. No es tiempo de “watergates”.

El periodismo culpable forma parte del problema en los grandes medios, “mercados” en sí mismos, que sólo parecen buscar cuantiosos beneficios como fin primordial. Y lo es en la legión de periodistillas mediocres y sin alma a los que mueven como peones, sin que siquiera den la impresión de enterarse. Mal pagados, sí, como tantos otros, con temor a perder el empleo, como la mayoría de los asalariados hoy, pero sin un átomo de sangre periodística en sus venas. Buscando siempre “modelos de negocio” y la trascendental y sublime ecuación entre “web y papel“.

Pero, si el periodismo es parte del problema, también lo es de su solución. La crítica a los poderes está en sus genes. Enfréntense a sus redactores jefes, atruenen a la sociedad con las denuncias de lo que está ocurriendo, vibren –eso es lo más importante-, y vuelvan a derribar presidentes y… mercados. Formen e informen a la sociedad para que despierte y vuelva a tener o adquiera criterio.

Algunos medios son irrecuperables, pura bazofia. Una sociedad formada les haría caer por inanición. Pero para otros hay esperanza. La televisión pública debería poner el reportaje sobre la obsolescencia programada –la deliberadamente limitada vida de objetos de consumo para que sigamos, comprando, tirando, y comprando, si no lo habéis visto, no os lo perdáis-, en la primera cadena y en “prime time”, y sus telediarios más vistos deberían ser realmente informativos y no poco más que programas de entretenimiento. Los del fin de semana se acercan más al criterio correcto. Y déjense todos de enseñarnos casas de millonarios como una meta, o la vida de los españoles en el mundo, sin ahondar en nada, o amarillos comandos vergonzantes. ¿Dónde están los periodistas en activo que lo reclamen y lo fuercen? Nunca fue fácil.

Y hay esperanza en firmas individuales que cada día sirven de azogue, siquiera desde rincones con escasa audiencia. Dénsela los ciudadanos no anestesiados. Yo encuentro información a diario, y nueva, no repetitiva, y elaborada. Y cada día me regocijo con la crítica inteligente repasorepaso o descubro a alguien, incluso muy joven, con sabia periodística en sus conductos. Hay esperanza. Pero solo en un periodismo que, desde la vocación, la veracidad y el compromiso, sirva a los ciudadanos. Es su responsabilidad.

Un comentario de Trancos, hace casi un año nos daba cuenta de qué piensa el Departamento de Estado EEUU (ojalá dejara practicarlo) sobre lo que es el periodismo:

La primera obligación del periodismo es decir la verdad.

  • Su primera lealtad es para con los ciudadanos.
  • Su esencia es una disciplina de verificación.
  • Quienes lo practican deben mantener su independencia con respecto a las personas sobre las cuales escriben.
  • El periodista debe ser independiente como observador del poder.
  • El periodismo debe ofrecer un foro para la crítica y la participación del público.
  • Se debe esforzar por hacer que lo significativo resulte interesante y relevante.
  • Debe tratar de que las noticias sean completas y no desproporcionadas.
  • Se debe permitir que quienes lo practican apliquen su conciencia personal.

Rosa Maria Artal – Comité de Apoyo de ATTAC

El Banco Santander se solidariza con José Luis Burgos.

2ª Huelga de Hambre de José Luis Burgos: un llamamiento social.

Apreciados amigos y compañeros:

He dedicado los últimos 45 días a defender mis derechos y dignidad, luchando personalmente contra la usura y tiranía de un monstruo sin conciencia y con una falta absoluta de respeto a la vida humana: el BANCO SANTANDER. Una entidad a la que nada le ha importado que pusiera en peligro y perjudicase mi salud con una huelga de hambre que ha durado 24 días, a los que se han sumado, después de abandonarla porque accedieron a suspender la subasta de mi vivienda el día 15 de diciembre de 2010, 21 días más de protesta en unas condiciones inhumanas ante las puertas de ese inmoral edificio de Paseo de Gracia nº 5 de Barcelona.

Un banco que junto al resto de sus homólogos nacionales ha desterrado, si algún día los tuvo, todos sus valores éticos y se ha convertido en el mayor fraude de la historia democrática española, llenando el país con oficinas de máquinas tragaperras que han corrompido a esta sociedad y a una buena parte de su representación política, medios de comunicación masivos y sistema legal. Y que están robando las libertades y felicidad de millones de ciudadanos convertidos en enfermos ludópatas, atrapados por el juego mediante sucias maniobras e instrumentos financieros de nombre sofisticado que muy pocos comprenden totalmente, y que solamente benefician a las mentes usurpadoras que los han creado, y a aquellas personas que han dado permiso a su licencia legal de juego.

A pesar de que estos últimos 45 días han sido quizás de los más difíciles que yo recuerdo haber vivido a lo largo de mis 48 años, Goliat ha hecho gala de su arrogancia y ha querido dejar claro quien manda aquí, quien es el amo y quien el esclavo: accedieron a suspender la subasta de mi vivienda el día 15 de diciembre, dándome unas migajas para que yo desistiera de mi lucha y sucumbiera a su estafa, pero viendo que yo persistí en mi defensa y que he continuado mi protesta a sus puertas, dañando su imagen, han decidido castigarme con una humillante burla y desprecio, presentando sólo 15 días más tarde de la 1ª subasta suspendida, el 30 de diciembre, una nueva instancia en el Juzgado que les ha sido otorgada para subastar de nuevo mi vivienda el próximo día 9 de febrero.

Mantengo intacto mi espíritu de lucha, pero debo reconocer que mi salud ha empeorado en estos 45 días pasados. Justo ahora, cuando había aprovechado la semana de Reyes para visitar médicos y cogerme algún día de descanso, me he encontrado con un fuerte bajón a nivel anímico y he tenido que aumentar mi dosis diaria de Besitran (antidepresivos), de 150 mg. a 200 mg. Imagino que debe ser normal, después del esfuerzo sobrehumano que he realizado en esta batalla, en el momento de relajar la tensión me han bajado las defensas… Tal vez muchos de vosotros hayáis atravesado una depresión y sabéis de lo que estoy hablando. Yo hace años que la sufro y ahora mismo estoy en un bajón muy duro, ¡durísimo! Uno de esos momentos que inundan tu interior de fuertes sentimientos y que profundizas en ti mismo con tal intensidad que duele el alma. Un momento de cruces emocionales y amargas explosiones de nostalgia, porque como decía Jorge Manrique, “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Allá quedan esos amargos años de infancia, cuando fui víctima de uno de los peores castigos que puede sufrir una criatura, la parálisis de una parte de mi cuerpo provocada por el virus de la polio: múltiples intervenciones quirúrgicas, larguísimos días de dolor e interminables noches de llanto. Un llanto que se confundía con el del resto de mis compañeros afectados por el mismo virus, que compartíamos la entonces “Sala infantil del Hospital de San Juan de Dios”, y que se iba debilitando con suspiros por el agotamiento y el sueño. Allá quedan también esos difíciles años de adolescencia y todos los que vendrían después, de permanente ejercicio de superación y lucha personal por conseguir una vida suficientemente digna, y una estabilidad para mi y para mi familia.

Momentos tremendamente duros de mi niñez, pero que toda la vida recordaré entrañables con nostalgia, porque siempre conté con la protección y el amor de unos padres y unos hermanos que me hicieron la vida menos amarga. La peor etapa de esa historia regresa y se toca con la actual, dejándome claro que esta vez no hay amor y me encuentro solo, porque no hay políticos, ni justicia, ni grandes medios de comunicación que me protejan y me acompañen.

El próximo martes, día 18 de enero de 2011, daré nuevamente inicio a una 2ª Huelga de Hambre, ante las puertas del Banco de Satán en Paseo de Gracia nº 5 de Barcelona. No tengo ni la más remota posibilidad de vencer a Goliat sin armas, pero mantengo viva una última esperanza: que los ciudadanos que se encuentran en similar situación a la mía, los que se identifican como más débiles, y los que desean un mundo mejor, unamos nuestras fuerzas y consigamos la mejor arma para defendernos de estos lobos que se comen nuestros rebaños y nos esclavizan a nosotros y a nuestros hijos.

El capitalismo injusto, que enriquece a una minoría y arruina a una mayoría más débil, tal vez tiene los días contados, porque en esa mayoría está la fuerza, y la mejor arma, que es la unión de los ciudadanos, decidirá cuando poner fin a esta dictadura de los mercados financieros.

José Luis Burgos.

Falsedades sobre las pensiones.

El retraso obligatorio de la edad de jubilación se basa en varios supuestos que son erróneos. Por ejemplo, se ha argumentado frecuentemente, por parte de aquellos autores que favorecen tal retraso, que, puesto que la población vive ahora muchos más años que antes, está también en condiciones de poder trabajar durante más tiempo. Se asume que, al haberse incrementado cuatro años la esperanza de vida en España en los últimos 20 años, la gente muere ahora cuatro años más tarde que hace 20 años, lo cual no es cierto. Los que hacen tal supuesto ignoran cómo se calcula la esperanza de vida de un país.

Supongamos que España tuviera dos habitantes: uno, Juanito, que muere al día siguiente de nacer y otro, la señora María, que muere a los 80 años. En esta España de dos ciudadanos, la esperanza de vida promedio sería de (0+80):2=40 años. Pero en un país vecino llamado Vecinolandia hay también sólo dos ciudadanos: uno, Pepito, que no muere al día siguiente de nacer, sino 20 años más tarde y la otra vecina, la señora Julia, que, como la señora María de España, muere a los 80 años. La esperanza de vida promedio de Vecinolandia es de (20+80):2=50 años, es decir, diez años más que en España. Pero esto no quiere decir (como constante y erróneamente se asume) que la señora Julia viva diez años más que la señora María. Lo que ha ocurrido es que la mortalidad de los infantes y jóvenes es mucho más baja en Vecinolandia que en España. Y esto es lo que ha estado ocurriendo en España en los últimos 20 años: la mortalidad infantil y juvenil ha ido descendiendo, con lo cual la esperanza de vida ha ido aumentando. Ni que decir tiene que los mayores (de 65 años y más) también han visto alargada su vida, pero mucho menos que los famosos cuatro años. En realidad, desde el año 1991 ha aumentado sólo 2,3 años.

Un segundo error que se hace es suponer que, puesto que la población vive más años, tal población puede continuar trabajando después de los 65 años, con la misma capacidad y vitalidad de trabajo que tiene a los 65. Se asume, pues, que al vivir más años la edad de envejecimiento también se retrasa. De ahí que se considere (erróneamente) que si ahora las personas que llegan a los 65 años viven 2,3 años más que hace veinte años, tales personas tendrán 2,3 años más de vida saludable, retrasando la edad de envejecer 2,3 años más. Esto no es así. En realidad, la edad de envejecimiento se ha adelantado, en lugar de retrasarse.

Eileen Crimmins y Hiram Beltrán-Sánchez, investigadores del Centro de Geriatría de la Universidad del Sur de California, han publicado recientemente el artículo “Mortality and Morbidity Trends: Is there compression of Morbidity?” (“Tendencias de mortalidad y morbilidad: ¿existe una reducción de la morbilidad?”) en la revista Journal of Gerontology (06-12-10) que analiza la evolución de los años de vida saludable (es decir, vida sin enfermedades) que tiene la población en EEUU. Pues bien, tal estudio concluye que una persona que tenga 20 años ahora, tendrá un año menos de vida saludable durante toda su vida que una persona de 20 años de hace diez años, y ello a pesar de que la esperanza de vida del primero sea mayor que la del segundo. Tales autores subrayan que es un error creer que el hecho de que las personas vivirán más años significa que van a vivir más años con salud. Tal supuesto asume erróneamente que las mismas causas que determinan que la población viva más años determinan también que sean años más sanos, lo cual no es cierto.

De ahí la importancia de tomar como indicadores de vida laboral potencial (es decir, el número de años que el trabajador puede continuar trabajando) el número de años saludables durante la vida de una persona, antes y después de los 65 años, en lugar de considerar los años de vida que tendrá a partir de los 65. Tomando aquel indicador –años de vida sanos–, resulta que tal número ha disminuido en EEUU desde 1998. Se vive más años, pero menos años con salud. Un hombre de 20 años en 1998 puede esperar vivir 45 años más sin tener una de las tres mayores enfermedades crónicas (enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes). Pero estos 45 años descendieron a 43,8 años en el año 2005, es decir, más de un año. En las mujeres jóvenes pasa de 49,2 a 48 años durante el mismo periodo.

Otro indicador es la existencia de problemas de movilidad, definiendo como tal la capacidad de subir una escalera de más de diez escalones, andar más de medio kilómetro o estar de pie más de dos horas sin ninguna ayuda. Un joven de 20 años hoy tendrá –como promedio– 5,8 años de movilidad limitada, comparado con sólo 3,8 años hace diez años, es decir, dos años más. Una mujer joven que tiene 20 años ahora tendrá 9,8 años sin movilidad, comparado con 7,3 años hace diez años.

Todos estos datos muestran que hemos podido retrasar el año en que nos morimos, pero no necesariamente retrasar ni la edad de envejecimiento ni la cantidad de enfermedades que tenemos. Desde 1998 a 2006 pudimos retrasar, por ejemplo, la mortalidad debida a enfermedades cardiovasculares entre los varones de edad avanzada, pero no el inicio de esta enfermedad crónica. Lo mismo en cuanto al cáncer y la diabetes, que han crecido, por cierto, durante estos diez años, sobre todo en las poblaciones de más de 30 años. Es decir, se ha mejorado el diagnóstico de las enfermedades y la supervivencia de los enfermos, pero no hemos reducido o eliminado tales enfermedades crónicas.

Pero lo que es incluso más preocupante es que existe un gradiente de cronicidad según la clase social del individuo, de manera que las limitaciones de movilidad y salud son más acentuadas en las clases populares que en las clases de renta alta (que son las que tienen mayor influencia política y mediática en nuestras sociedades). Todos estos datos son ignorados en la propuesta de retrasar obligatoriamente dos años la edad de jubilación.

Artículo publicado en Diario Público

Vicenç Navarro – Consejo Cientifico de ATTAC

Publicado en Pensiones. 1 Comment »

El banco de Satán en entredicho.

PROTESTA CONTRA EL CAPITAL FINANCIERO POR FLAMENCO EN EL BANCO SANTANDER DE SEVILLA

Protesta contra el capital financiero, organizada en la sede central del banco Santander de Sevilla. La protesta consistió en formar una rumba dentro del banco para cantar a ritmo de palmas, la copla "banquero, banquero, que no tenteras que no tengo dinero". La protesta acabó con los empujones del segurata, aunque la rumba se acabó en la puerta del banco.

Perspectivas de la economía mundial en 2011

En contraste con sus previsiones cautamente optimistas, a finales de 2009, de una recuperación sostenida, el humor dominante en los círculos económicos liberales cuando termina 2010 es sombrío, si no apocalíptico. Los halcones fiscales han ganado la batalla política en EEUU y Europa, para alarma de los abogados del gasto público, como el premio Nobel Paul Krugman y el columnista del Financial Times Martin Wolf, quienes ven las restricciones presupuestarias como la receta más segura para matar la incipiente recuperación de las economías centrales.

Pero aunque los EEUU y Europa parecen abocados a una crisis más profunda a corto plazo y al estancamiento en el plazo largo, algunos analistas se precian de observar un “desacoplamiento” del este asiático y de otras áreas en desarrollo con respecto a las economías occidentales. Esa tendencia empezó a comienzos de 2009 en la estela del programa de estímulos masivos de China, que no sólo reestableció el crecimiento chino de doble dígito, sino que sacó de la recesión y llevó a la recuperación a varias economías vecinas, desde Singapur hasta Corea del Sur. En 2010, la producción industrial asiática recuperó ya su tendencia histórica, “casi como si la Gran Recesión nunca hubiera tenido lugar”, de acuerdo con The Economist.

¿Sigue Asia un camino realmente separado de Europa y EEUU? ¿Estamos realmente asistiendo a un “desacoplamiento”?

El triunfo de la austeridad

En las economías centrales, la indignación con los excesos de las instituciones financieras que precipitaron la crisis económica ha dado paso a la preocupación por los déficit públicos masivos en que han incurrido los gobiernos para poder estabilizar el sistema financiero, frenar el colapso de la economía real y afrontar el desempleo. En los EEUU el déficit se sitúa por encima del 9% del PIB. No es un déficit desbocado, pero la derecha estadounidense logró la hazaña de que el miedo al déficit y a la deuda federal pesara más en el espíritu de la opinión pública que el miedo a la profundización del estancamiento y al aumento del paro. En Gran Bretaña y en los EEUU, los conservadores fiscales lograron un mandato electoral claro en 2010, mientras que en la Europa continental una Alemania “recrecida” hizo saber al resto de la Eurozona que no seguiría subsidiando los déficit de los miembros más débiles de las economías meridionales o periféricas como Grecia, Irlanda España y Portugal.

En los EEUU, la lógica de la razón dio paso a la lógica de la ideología. El impecable argumento de los demócratas de que el gasto público en estímulos era necesario para salvar y crear puestos de trabajo no pudo resistir el asalto del tórrido mensaje republicano, según el cual un mayor estímulo público, añadido los 787.000 millones de dólares del paquete de Obama en 2009 significaría un paso más hacia el “socialismo” y la “pérdida de libertad individual”. En Europa, los keynesianos arguyeron que la relajación fiscal no sólo ayudaría a Irlanda y a las economías meridionales con problemas, sino también a la poderosa maquinaria económica alemana, pues esas economías absorben las exportaciones de Alemania. Lo mismo que en los EEUU, los argumentos racionales sucumbieron a las imágenes sensacionalistas, en este caso al retrato mediático de unos esforzados alemanes subsidiando a hedonistas mediterráneos y derrochadores irlandeses. A regañadientes aprobó Alemania paquetes de rescate para Grecia e Irlanda, pero sólo a condición de que griegos e irlandeses fueran sometidos a salvajes programas de austeridad que han sido descritos por nada menos que dos exministros alemanes en el Financial Times como medidas antisociales “sin ejemplo en la historia moderna”.

El desacoplamiento, resucitado

El triunfo de la austeridad en EEUU y Europa, la cosa no ofrece duda, eliminará a esas dos áreas como motores para la recuperación económica global. ¿Pero se halla Asia en una senda diferente? ¿Puede soportar, como Sísifo, el peso del crecimiento global?

La idea de que el futuro económico de Asia se ha desacoplado del de las economías del centro no es nueva. Estuvo de moda antes de que la crisis financiera tumbara la economía estadounidense en 2007-2008. Pero se reveló ilusoria en cuanto la recesión en los EEUU, de los que China y otras economías del este asiático dependían para absorber sus excedentes, disparó una repentina y drástica en Asia entre finales de 2008 y mediados de 2009. De ese momento proceden las imágenes televisivas de millones de trabajadores chinos migrantes abandonando las zonas económicas costeras y regresando al campo.

Para contrarrestar la contracción, China, presa del pánico, lanzó lo que Charles Dumas, autor de Globalisation Fractures, caracterizó como un “violento estímulo interior” de 4 billones de yuanes (580.000 millones de dólares). Eso significaba cerca del 13% del PIB en 2008 y constituyó “probablemente el mayor programa de la historia de este tipo, incluidos los años de guerras”. El estímulo no sólo restituyó el crecimiento de dos dígitos; también comunicó a las economías del este asiático un impulso recuperador, mientras Europa y los EEUU caían en el estancamiento. Esa notable inversión es lo que ha llevado al renacimiento de la idea del desacoplamiento.

El gobernante Partido Comunista de China ha venido a reforzar esa idea al sostener que se ha producido un cambio de política que prima el consumo interior sobre el crecimiento orientado a la exportación. Pero si se observa con mayor detenimiento, se ve que eso es más retórica que otra cosa. En efecto, el crecimiento orientado a la exportación sigue siendo el eje estratégico, algo que se ve subrayado por la continuada negativa china a revalorizar el yuan, una política destinada a mantener competitivas sus exportaciones. La fase de empuje al consumo interior parece haber terminado, hallándose ahora China, como observa Dumas, “en proceso de cambio masivo desde el estímulo benéfico de la demanda interior hacia algo muy parecido al Business as usual de 2005-2007: crecimiento orientado a la exportación con un poco de recalentamiento”.

No sólo los analistas occidentales como Dumas han llamado la atención sobre ese regreso al crecimiento orientado a la exportación. Yu Yongding, un influyente tecnócrata que sirvió como miembro del comité monetario del Banco Central Chino confirma que, en efecto, se ha vuelto a la práctica económica habitual: “En China, con una ratio comercio/PIB y exportaciones/PIB que excede ya, respectivamente, el 60% y el 30%, la economía no puede seguir dependiendo de la demanda externa para sostener el crecimiento. Desgraciadamente, con un enorme sector exportador que emplea a millones y millones de trabajadores, esa dependencia se ha hecho estructural. Eso significa que reducir la dependencia y el excedente comerciales de China pasa por harto más que por ajustar la política macroeconómica.”

El regreso al crecimiento orientado a la exportación no es simplemente un asunto de dependencia estructural. Tiene que ver con un conjunto de intereses procedentes del período de la reforma, intereses que, como dice Yu,”se han transformado en intereses banderizos que luchan duramente para proteger lo que tienen”. El lobby exportador, que junta a empresarios privados, altos ejecutivos de empresas públicas, inversores extranjeros y tecnócratas del Estado, es el lobby más poderosos ahora mismo en Pekín. Si la justificación ofrecida para el estímulo público ha sido derrotada por la ideología en los EEUU, en China la argumentación igualmente racional a favor del crecimiento centrado en el mercado interior ha sido aniquilada por intereses materiales banderizos.

Deflación global

Lo que los analistas como Dumas llaman el regreso de China al tipo de crecimiento orientado a la exportación chocará con los esfuerzos de los EEUU y Europa de empujar la recuperación mediante un crecimiento orientado a la exportación simultaneado con el levantamiento de barreras a la entrada de importaciones asiáticas. El resultado más probable de la promoción competitiva de esa volátil mezcla de empuje a la exportación y protección interior por parte de los tres sectores que encabezan la economía mundial en una época de comercio mundial relativamente menos boyante no será la expansión global, sino la deflación global. Como ha escrito Jeffrey Garten, antiguo subsecretario de comercio con Bill Clinton: “Aunque se ha prestado mucha atención a la demanda de consumo e industrial en los EEUU y en China, las políticas deflacionarias que envuelven a la UE, la unidad económica más grande del mundo, podrían hundir de mala manera el crecimiento económico global… Las dificultades llevan a Europa a redoblar su empeño en las exportaciones al tiempo que EEUU, Asia y América Latina están disponiendo sus economías para vender más en todo el mundo, lo que no podría sino exacerbar las tensiones, ya suficientemente altas, en los mercados de divisas. Podría llevar a un resurgimiento de las políticas industriales patrocinadas por los Estados, cuyo crecimiento ya se observa por doquiera. Tomados de consuno, todos esos factores podrían llegar a propagar el incendio proteccionista tan temido por todos.”

La crisis del Viejo Orden

Lo que nos aguarda en 2011 y en los próximos años, advierte Garten, son momentos de “turbulencia excepcional, a medida que el ocaso del orden económico global tal como lo hemos conocido avanza caótica y tal vez destructivamente”. Garten destila un pesimismo que está apoderándose cada vez más de buena parte de la elite global que otrora anunciaba la buena nueva de la globalización y que ahora la ve desintegrarse literalmente ante sus propios ojos. Y esta ansiedad fin de siècle no es monopolio de los occidentales; es compartida por el influyente tecnócrata chino Yu Yongding, que sostiene que el “tirón de crecimiento chino prácticamente ha agotado su potencial”. China, la economía que con mayor éxito consiguió cabalgar la ola globalizadora, “ha llegado a una disyuntiva crucial: de no poner por obra penosísimos ajustes estructurales, podría perder súbitamente el impulso de su crecimiento económico. El rápido crecimiento económico se ha logrado a un coste extremadamente alto. Sólo las generaciones venideras conocerán el verdadero precio pagado.”

La izquierda en la presente coyuntura

A diferencia de las medrosas aprensiones de figuras del establishment como Garten y Yu, muchas gentes de izquierda ven la turbulencia y el conflicto como la necesaria compañía del nacimiento de un nuevo orden. Y, en efecto, los trabajadores se han movilizado en China, y se ganaron incrementos salariales significativos con huelgas organizadas en determinadas empresas extranjeras a lo largo de 2010. La protesta ha estallado también en Irlanda, Grecia, Francia y Gran Bretaña. Pero a diferencia de China, en Europa marchan para mantener derechos perdidos. Y lo cierto es que ni en China, ni en Occidente, ni en parte alguna son los resistentes portadores de una visión alternativa al orden capitalista global. Al menos, no todavía.

Traducción para sinpermiso por Ricardo Timón

Walden Bello – Focus on the Global South