Echar margaritas a los cerdos. A todo cerdo le llega su San Martín.

A todo cerdo le llega su San Martín o la variante A cada cerdo le llega su San Martín es uno de esos dichos populares que tan apropiado resulta en algunas ocasiones y cuyo origen es realmente curioso, como el de tantos otros:

Un cerdo todos sabéis lo que es, ¿verdad? Pero lo que probablemente no sabréis es que el día de San Martín era el día tradicional de la matanza (el día en que se mata a los cerdos para poder sacar todos los productos que se obtienen de él: la carne, los jamones…). Pues bueno, como habréis podido intuir, esta frase lo que significa es que en algún momento todo se acaba, si estás haciendo algo malo te pillan o la vida te pone en tu lugar.

Echar margaritas a los cerdos o la variante Arrojar perlas a los cerdos.

El origen real de la frase viene en las Sagradas Escrituras y en su formato original (en latín), era algo así: “Nolite dare sanctum canibus neque mittatis margaritas vestras ante porcos, ne forte conculcent eas pedibus suis et conversi dirumpant vos. (Matthaeum 7:6)”, lo cual podría traducirse al español como “No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen”.

Pues bien, una vez repasadas algunas frases célebres de nuestro vocabulario español, os paso a informar que ayer tarde, sobre las 19,30 h., dos directivos del Santander me dijeron si podía acceder 5 minutos al interior de las oficinas. Todavía no llego a entender que pretendían, porque la reunión fue de lo más surrealista: mi amigo Antonio Fuertes llegó en ese momento para quedarse fuera con los carteles y resto de pertenencias, a esa hora yo me encontraba solo y sabiendo que estaba por los alrededores lo llamé para que viniera. Al llegar entré en las oficinas junto a los dos directivos. Mi amigo Antonio hizo un comentario “simpático” al Responsable de Riesgos de Cataluña, el “Sr.” José Vázquez Gorelli, el mismo que me invitó a pasar, diciéndole que cuidasen bien de mi, que yo era su amigo. La mirada con la que respondió al comentario hubiera sido suficiente para borrarlo del mapa, pero no conforme con guardar silencio fue incapaz de reprimir su mala educación tras atravesar la segunda puerta principal de entrada, espetando un sonoro y rotundo: ¡Imbécil!

Mal comenzaban los 5 minutos que me pidieron, me detuve durante unos segundos pidiéndole por favor que repitiese y aclarase su insulto, a lo cual se limitó a responder que el comentario de Antonio no había sido pertinente… Una vez dentro de las dependencias y con el malestar creado por tan malos modales, la conversación se mantuvo en un vaivén de reproches y malas formas: tras haber suspendido la subasta y reconocer que tengo derecho a percibir el seguro, no les gusta nada que continúe mi protesta en las puertas de la entidad solicitando una cifra justa con los daños y gastos pertinentes que me ha comportado todo este incumplimiento de contrato. No solo mantienen su discurso de que no me van a pagar ni un céntimo más en concepto de gastos y perjuicios, continúan haciendo gala de su señorío en la reunión cuando el compañero de José Vázquez me dice que “le estoy sacando mucho partido a la silla de ruedas…” además de otras groserías y desprecio hacia mi condición de discapacitado físico.

Sacad vosotros mismos vuestras conclusiones, la reunión la terminé diciendo que no me hicieran perder el tiempo hasta que tuvieran mejores noticias.

Doy gracias a la vida por tener una tara física y no mental.

José Luis Burgos.

Anuncios

2 comentarios to “Echar margaritas a los cerdos. A todo cerdo le llega su San Martín.”

  1. vvr Says:

    No son cerdos, los pobres animales no tienen culpa de que estos hijos de la profesión mas antigua del mundo sean unos usureros, ya pueden gastar fortunas en publicidad en formula 1 y dejar en la calle a los pobres trabajadores. Pero nosotros callados que si no, salimos movidos en la fotografia.
    Salud

  2. ed Says:

    quien siembre vientos….recoge tempestades
    Se les puede aplicar a estos señores bancarios , que no banqueros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: