"Del decretazo al estado de alarma"

Por Rafael Cid

 

Primero vinieron a por los funcionarios y les quitaron el 5 por ciento del sueldo mediante un decretazo que quebrantaba lo acordado en su convenio. Y nadie se movió. ”Son unos afortunados que tienen el trabajo asegurado, que se aguanten”, dije.

Luego vinieron a por los jubilados y les congelaron las prestaciones, vulnerando lo establecido en el Pacto de Toledo. Y nadie se movió. “Son personas mayores y con lo que reciben tienen de sobra”, dije.

Más tarde vinieron a por los parados y les rebajaron las indemnizaciones por despido y los 426 euros de emergencia. Y nadie se movió. “Así no podrán rechazar más ofertas de trabajo que no les gustan”, dije.

A continuación vinieron a por conductores de metro de Madrid. Y nadie se movió. “No hay derecho a dejar tirados a los ciudadanos, les está bien empleado”, dije.

Y hace unos días vinieron a por los controladores aéreos. “Estos tipos son unos privilegiados y hay que pararles los pies sin contemplaciones, que se jodan”, dije.

Finalmente el gobierno ha decretado el “estado de alarma” en el país, atendiendo a la demanda de los que como yo pedían mano dura contra los controladores, despreciaban a los funcionarios, ignoraban a los parados, criticaban a los trabajadores del metro y pasaban olímpicamente de los jubilados.

Pero ahora ya no queda nadie que pueda protestar por mí y sólo me queda aplaudir como cada domingo a esos privilegiados multimillonarios que corren detrás de un balón y me sonríen desde la publicidad de los bancos de la crisis.

Las multitudinarias protestas desatadas por chafarnos el puente nacen del silencio y la resignación mostrada frente al saqueo económico que ha provocado cerca de 5 millones de parados.

¿Qué es robar un banco comparado con fundarlo ?, que dijo Brecht.

Rafael Cid.

Fuente: Rojo y Negro.

Anuncios

Una respuesta to “"Del decretazo al estado de alarma"”

  1. duxcatholicus Says:

    El problema de cualquier tipo de sistema de gobierno es la corrupcion y las desigualdades de derechos entre ciudadanos.
    Cuando los politicos se autoproclaman ciudadanos privilegiados, sueldos y derechos por encima de los de cualquier ciudadano medio, se convierten en fariseos, predican con la palabra y dan un mal ejemplo.
    Reclamemosle a los politicos honestidad, sus sueldos y derechos son de privilegiados. Que cuando un ministro quiera dar un escarmiento a un colectivo de privilegiados como los controladores, podamos alabar la gran honestidad del ministro.

    “Los escribas y fariseos se han sentado en la silla de Moisés. Todas las cosas que les digan, obsérvenlas y háganlas; pero no lo hagan de acuerdo con lo que ellos hacen. Porque ellos dicen, no hacen. Porque ellos ponen cargas muy pesadas en los hombros de los hombres, pero no levantan un dedo para hacerlas mover. Y todo lo que hacen es para tener notoriedad. Porque hacen sus filacterias anchas, y alargan los flecos. Ellos adoran estar en los primeros lugares de las fiestas, y ocupar las primeras sillas en las sinagogas. Y desean obtener los saludos en los mercados y ser llamados Rabí” (Mat., xxiii, 1-8). Luego siguen señalamientos terribles contra los fariseos por su hipocresía, y su ceguera (ibid., 13-36).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: