Carta de comunicación de continuidad en mi lucha y, abandono de mi huelga de hambre.

Barcelona, 24 de diciembre de 2010.

Queridos compañeros y amigos:

Hoy, día 24 de diciembre de 2010, a las 11,24 h., acabo de regresar a casa después de someterme a una prueba médica para seguir la evolución y control de la huelga de hambre. Desde hace ya varios días que aparece en la orina una importante cantidad de sangre que va en aumento a medida que pasan las jornadas. El consejo médico desde el martes pasado es que abandone ya, sin más demora, la huelga de hambre, ya que de lo contrario podría encontrarme con consecuencias desagradables e irreversibles para mi salud. No hay que olvidar que los problemas de riñón con los que ahora me encuentro, tuvieron su origen con esta protesta en el mes de junio pasado, cuando me encontraba ante las puertas de la Central del Banco de Santander en Zaragoza.

La misma decisión meditada que me llevó a iniciar esta huelga de hambre, es la que ahora, desde hace dos días, me obliga a considerar de un modo profundo si merece la pena continuar con ella, habiendo conseguido ya una importante difusión de la lucha que estoy llevando a cabo. El corazón me pide continuar con la huelga de hambre, pero la cabeza me dice que no puedo ser egoísta en esta decisión y que debo atender a las siguientes circunstancias y conclusiones:

  1. Hay tres personas en mi vida que están por delante de cualquier batalla, ellos son mis dos hijos y mi esposa, nos necesitamos y están sufriendo de un modo importante toda esta hazaña que estoy llevando a cabo. Ellos son los motivos de mi lucha, y yo para ellos soy más importante que una vivienda.
  2. Al Banco de Santander no le importa lo más mínimo que yo pierda la salud o mi vida en esta protesta. Tienen claro que los beneficios están por encima de cualquier vida humana, no van a traicionar sus principios usurpadores y su naturaleza delictiva; a estas alturas tienen las espaldas bien cubiertas por un gobierno que les ampara, una legislación creada por y para la banca, para defender casi de modo exclusivo sus intereses y beneficios.
  3. La grandísima decepción de una clase política que corre para pedir un voto electoral, pero que una vez lo tiene esconde la cabeza bajo el ala y permanece sentada tras las mesas de sus despachos, a la espera de que llegue final de mes para cobrar sus nóminas. Han sido varios los parlamentarios catalanes y europeos que han pasado por delante mío durante estos 24 días que llevo de protesta y huelga de hambre, paseando con sus bolsas de compra del Corte Inglés y grandes firmas pijas del Paseo de Gracia. La mayoría de ellos han aligerado la marcha al pasar por delante de mis carteles, sin prestar la más mínima atención y escurriendo el bulto. Alguno paró y leyó mi protesta, llegando a prometerme que darían apoyo a mi lucha mediante comunicado oficial y, viniendo al lugar con algunos medios de comunicación, pero nada de eso se produjo y una vez más faltaron a su promesa.

A pesar de ello he decidido continuar, con más intensidad si cabe, mi lucha y protesta ante las puertas del Santander en Paseo de Gracia de Barcelona, abandonando la huelga de hambre, ya que la batalla se presume larga y necesito una gran fuerza mental y dialéctica para llevarla a cabo.

No me daré por vencido y no va a haber nadie, ¡absolutamente nadie! que nos eche a mi familia y a mi a la calle de forma injusta. Hay que poner fin a este choriceo generalizado y a esta dictadura de la banca, con la suma y la unión de todas las personas afectadas y/o comprometidas con una justicia social y unos valores humanos y democráticos.

Quiero agradecer de todo corazón el apoyo que estoy recibiendo de muchos rincones del país, y en especial a esas personas y organizaciones que estáis a diario conmigo y que me habéis hecho sentir que no estoy solo, que mi lucha es la de muchísima gente que sufre atropellos diarios en este país, y que merece la pena el sacrificio que estamos llevando a cabo.

No quiero finalizar mi texto sin felicitaros a todos en estas fiestas de navidad y transmitiros un mensaje de esperanza y generosidad, para dejarles claro a estos repugnantes banqueros, indignos políticos y degradados medios de comunicación, que todavía hay valores muy vivos en esta sociedad. Que todavía hay muchísimas personas que ponen su talento a disposición de los demás, para hacerles la vida más agradable mientras otros intentan destrozarlas.

Este es un vídeo del lugar de trabajo de mi hija Laura. Varios años de estudio para obtener una licenciatura de pedagogía, y actualmente haciendo lo propio en psicología, un esfuerzo y sacrificio para poner todos sus conocimientos al servicio de personas que necesitan su cariño, pero que también ofrecen todo el amor que tienen sin ningún tipo de reparo. Ella es feliz escogiendo este camino y a mi me hace feliz que lo sea, porque tanto Laura como mi hijo Marc tienen claro cual es el camino de la felicidad, ellos son el orgullo de mi esposa y mío, y nos reconforta saber que sus pilares se fundamentan en unos valores humanitarios.

Sería importantísimo que los banqueros y políticos tomasen nota, porque es obvio que en este mundo no hay cabida para valores tan opuestos.

José Luis Burgos.

 

Anuncios

El Banco de Santander pone en peligro la vida de un ciudadano que reivindica sus derechos.

Comunicado de ATTAC España

Después de 20 días de huelga de hambre para defender su vivienda y sus derrechos frente al Banco de Santander, el socio de ATTAC José Luis Burgos se encuentra en una crítica situación.

Como denunció el Presidente de ATTAC al del Banco de Santander, D. Emilio Botín, en una carta abierta de fecha 1 de diciembre, la decisión de nuestro compañero es la respuesta al anuncio de una próxima subasta de su vivienda que, a su vez, es el resultado de un flagrante incumplimiento contractual por parte de ese banco. Unas situaciones que se vienen reiterando en los últimos meses por parte de las entidades financieras españolas y que afectan a miles de ciudadanos y familias españoles.

Con esta nueva declaración, los abajo firmantes, miembros del Comité de Apoyo y del Comité Científico de ATTAC España, reiteramos nuestra denuncia inicial, hacemos responsable de lo que pueda pasar con la salud y la vida de nuestro compañero al Banco de Santander y le reclamamos que inmediatamente tome medidas para evitar que sigan en peligro. Y, al mismo tiempo, nos dirigimos públicamente al Gobierno de España y a todas las autoridades públicas para que adopten urgentemente normas que impidan que familias españolas sigan perdiendo sus viviendas a manos de bancos que están ganando docenas de miles de millones de euros.

Ni una familia más puede perder su vivienda por la voracidad de las entidades que han provocado el paro o la pérdida de ingresos que les afecta. Ni una persona más puede seguir sufriendo por esta causa y mucho menos, como en el caso de José Luis Burgos, poniendo en peligro su vida.

Los bancos y los banqueros ya han hecho mucho daño a nuestra economía, a nuestros patrimonios y a nuestras vidas. Hay que poner límite de inmediato a su codicia. Y ahora debe hacerlo, en particular, el Banco de Santander que está poniendo en peligro la propia vida de una persona que solo lucha por defender sus derechos y la vivienda de su familia.

Madrid, 20 de diciembre de 2010

FIRMADO: los integrantes del Consejo Científico de Attac España:

Albert Recio Andreu; Alberto Garzón Espinosa; Alejandro Nadal; Alicia Gil Gómez; Ángel Martínez González-Tablas; Arcadi Oliveres Boadella; Armando Fernández Steinko; Armando García; Carlos Alfonso Mellado; Carlos Berzosa Alonso-Martínez; Carlos Jiménez Villarejo; Coral del Río Otero; Cristina Carrasco Bengoa; Daniel Raventós; Ernest García; Gerardo Pisarello; Ignacio Ramonet; Jaime Pastor Verdú; Joan Martínez Alier; José Adelantado; José Luis Sampedro; José Manuel Naredo Pérez; José Mª Zufiaur Narvaiza; Juan Francisco Martín Seco; Juan Hernández Vigueras; Juan Torres López; Julio Rodríguez López; Lina Gálvez Muñoz; Lourdes Beneria; Luis Enrique Alonso Benito; Marcos Roitman Rosenmann; Mª José Fareiñas Dulce; Mª Rosario Valpuesta Fernández; María Pazos Morán; Montserrat Galcerán Huguet; Nuria Almirón Roig; Oscar Carpintero Redondo; René Passet; Teresa Pérez del Río; Vicenç Navarro López.

Firman también la carta, además de la Junta Directiva de Attac España, todos los integrantes el Comité de Apoyo de Attac (exceptuando los que ya lo han hecho por pertenecer a la vez al Consejo Científico):

Adela Cortina; Alberto Moncada; Alberto Piris; Almudena Grandes; Ana Belén; Antoni Espasa; Augusto Zamora; Bernard Cassen; Blanca Calvo; Carlos Ballesteros; Carlos Fernández Liesa; Carlos Varea; Enrique Simón; Federico Mayor Zaragoza; Fernando Roch Peña; Fernando Trueba; Icíar Bollain; Inmanol Arias; Isaac Rosa; Jorge Montes Salguero; José Antonio Martín Pallín; José de Sebastián; José Manuel Caballero Bonald; José Torres Pérez; Juan Cueto; Juan José Millás; Juan José Tamayo; Lola Larumbe; Luis Eduardo Aute; Luis García Montero; Luis Landero; Mariano Aguirre; Nuria del Río; Olga Lucas; Pepa Roma; Pilar Navarro Rico; Rafael Díaz Salazar; Ramiro Pinto Cañón; Ramón López de Lucio; Rosa Regás; Santiago Alba Rico; Susan George; Vicente Molina Foix; Víctor Erice; Víctor Manuel; Víctor Sampedro; Virgilio Zapatero.

Echar margaritas a los cerdos. A todo cerdo le llega su San Martín.

A todo cerdo le llega su San Martín o la variante A cada cerdo le llega su San Martín es uno de esos dichos populares que tan apropiado resulta en algunas ocasiones y cuyo origen es realmente curioso, como el de tantos otros:

Un cerdo todos sabéis lo que es, ¿verdad? Pero lo que probablemente no sabréis es que el día de San Martín era el día tradicional de la matanza (el día en que se mata a los cerdos para poder sacar todos los productos que se obtienen de él: la carne, los jamones…). Pues bueno, como habréis podido intuir, esta frase lo que significa es que en algún momento todo se acaba, si estás haciendo algo malo te pillan o la vida te pone en tu lugar.

Echar margaritas a los cerdos o la variante Arrojar perlas a los cerdos.

El origen real de la frase viene en las Sagradas Escrituras y en su formato original (en latín), era algo así: “Nolite dare sanctum canibus neque mittatis margaritas vestras ante porcos, ne forte conculcent eas pedibus suis et conversi dirumpant vos. (Matthaeum 7:6)”, lo cual podría traducirse al español como “No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen”.

Pues bien, una vez repasadas algunas frases célebres de nuestro vocabulario español, os paso a informar que ayer tarde, sobre las 19,30 h., dos directivos del Santander me dijeron si podía acceder 5 minutos al interior de las oficinas. Todavía no llego a entender que pretendían, porque la reunión fue de lo más surrealista: mi amigo Antonio Fuertes llegó en ese momento para quedarse fuera con los carteles y resto de pertenencias, a esa hora yo me encontraba solo y sabiendo que estaba por los alrededores lo llamé para que viniera. Al llegar entré en las oficinas junto a los dos directivos. Mi amigo Antonio hizo un comentario “simpático” al Responsable de Riesgos de Cataluña, el “Sr.” José Vázquez Gorelli, el mismo que me invitó a pasar, diciéndole que cuidasen bien de mi, que yo era su amigo. La mirada con la que respondió al comentario hubiera sido suficiente para borrarlo del mapa, pero no conforme con guardar silencio fue incapaz de reprimir su mala educación tras atravesar la segunda puerta principal de entrada, espetando un sonoro y rotundo: ¡Imbécil!

Mal comenzaban los 5 minutos que me pidieron, me detuve durante unos segundos pidiéndole por favor que repitiese y aclarase su insulto, a lo cual se limitó a responder que el comentario de Antonio no había sido pertinente… Una vez dentro de las dependencias y con el malestar creado por tan malos modales, la conversación se mantuvo en un vaivén de reproches y malas formas: tras haber suspendido la subasta y reconocer que tengo derecho a percibir el seguro, no les gusta nada que continúe mi protesta en las puertas de la entidad solicitando una cifra justa con los daños y gastos pertinentes que me ha comportado todo este incumplimiento de contrato. No solo mantienen su discurso de que no me van a pagar ni un céntimo más en concepto de gastos y perjuicios, continúan haciendo gala de su señorío en la reunión cuando el compañero de José Vázquez me dice que “le estoy sacando mucho partido a la silla de ruedas…” además de otras groserías y desprecio hacia mi condición de discapacitado físico.

Sacad vosotros mismos vuestras conclusiones, la reunión la terminé diciendo que no me hicieran perder el tiempo hasta que tuvieran mejores noticias.

Doy gracias a la vida por tener una tara física y no mental.

José Luis Burgos.

Un abrazo para José Luis Burgos.

José Luis Burgos sigue en huelga de hambre en Barcelona. Lleva 20 días tratando de lograr que el Banco de Santander le reconozca sus derechos y que no subasten la vivienda de su familia. Está en la misma situación que muchas docenas de miles de familias españolas, quizá 300.000, pero él ha decidido luchar. No creo que José Luis Burgos se moleste si digo que cuando me escribió por primera vez para contarme su caso se presentó como un “guerrero sin batallón”. Yo no puedo estar ahora a su lado físicamente pero desde le mando un abrazo y le digo que aquí me tiene como un modesto guerrero más en una guerra que, como él también me decía, solo busca defender la justicia y la dignidad de las personas.

¡Un abrazo fuerte, José Luis! Y ahí va el poema de Alberti con Paco Ibáñez.

Juan Torres López

A galopar – Paco Ibáñez y Rafael Alberti

Concierto en el teatro Alcalá de Madrid en mayo de 1991.

CARTA ABIERTA DE UN AFECTADO POR LA HIPOTECA A NUESTROS DIRIGENTES POLÍTICOS Y PARLAMENTARIOS

Barcelona, 18 de diciembre de 2010

Me llamo José Luis Burgos, tengo 48 años, soy discapacitado físico y preciso para movilizarme la ayuda de una silla de ruedas. Hace ya 19 días que permanezco en huelga de hambre en Paseo de Gracia nº 5 de Barcelona, ante las puertas de una de las entidades financieras más fuertes de este país, el Banco de Santander.

Soy un estafado e ignorado por un sistema capitalista brutal y despiadado. Una de las centenares de miles de personas que con sus respectivas familias están a punto de perder su vivienda o ya la han perdido. Un durísimo castigo para ciudadanos que han cometido un solo delito: perder de forma injusta su puesto de trabajo, por culpa de un mercado laboral que ha saltado por los aires debido a las sucias maniobras de los mercados financieros, que no son otros que la banca y las transnacionales.

Sepan ustedes que denuncio públicamente y con todas mis fuerzas las tropelías que desde hace ya mucho tiempo vienen cometiendo estas instituciones ambiciosas e inhumanas. Pero sepan también ustedes que mi mayor decepción es comprobar que los representantes políticos en los que hemos confiado nuestra vida y futuro, no están haciendo absolutamente nada por evitar estos atropellos y poner fin a esta barbarie.

Y si en algún momento se ha hecho, ha sido a favor de esa banca privada, ya que entre los años 91 y 98 los dos equipos de gobierno, primero socialista y luego popular, fusionaron los bancos públicos de crédito en nuestro país a través de Argentaria, para venderla posteriormente al sector privado de forma poco transparente, y ello cuando era rentable y sus acciones tenían buen comportamiento en bolsa. Ahora es obvio que estos bancos de crédito nos habrían sacado del apuro inyectando liquidez a empresas y familias. Sin embargo nuestros representantes en el gobierno y en la oposición se ponen de nuevo de acuerdo para abrir las cajas al capital financiero y bancarizarlas, cuando una medida social sería su nacionalización y funcionamiento como entidades públicas, éticas en la inversión y con control ciudadano.

Soy un simple ciudadano, no me siento representante de nada ni nadie, pero creo ser una muestra de esa gran parte de la población que está viviendo momentos amargos y situaciones de tragedia familiar, ante la mirada pasiva de todos ustedes.

Es totalmente inadmisible que millones de personas se encuentren en la calle o estén a punto de hacerlo, por una legislación obsoleta e injustamente aplicada en este tipo de situaciones de crisis. Pero lo que es incomprensible es que se les esté esclavizando financieramente de por vida, porque aún entregando su vivienda y perdiendo todo el dinero que ya habían invertido en ella, son condenados durante el resto de sus días a pagar una deuda ficticia e inmoral, como resultado de la diferencia de valoración de esas viviendas entre el precio de compra inicial y el precio de subasta actual, al cual hay que sumar las abusivas e inexplicables costas judiciales del proceso de ejecución.

No deja de ser deleznable que los mismos culpables de originar esta crisis sean premiados con miles de millones de euros de nuestros impuestos, que el gobierno ha tenido a bien ofrecerles sin hacer a la ciudadanía consulta alguna, en lugar de exigir los castigos y penas de esta estafa y burla social. Pero todavía es más intolerable que ustedes, políticos y vendedores de promesas electorales salvadoras, permitan y hagan lícita esa esclavitud para sufragar las pérdidas de éstas entidades financieras que lejos de generar riqueza se han dedicado a manipular y especular sin control alguno y, rescatarlas de su propio pozo de suciedad con la explotación y cautividad legal de sus víctimas. Las mismas víctimas ciudadanas que se sienten traicionadas por aquellos representantes políticos que pidieron su voto y que ahora lo agradecen con su indiferencia.

Es un deber y una obligación política y moral, exigir que los errores y pérdidas de la banca, así como la crisis que han originado, la paguen ellos. Con sus millonarios beneficios acumulados durante tantos años, con las reservas que deberían haber dotado en sus balances en lugar de repartir miles y miles de millones en dividendos a sus accionistas, con el asqueroso beneficio que obtienen participando o financiando la fabricación de armamento con el que matar a miles y miles de niños y demás personas inocentes, que podrían ser nuestros propios hijos, padres, hermanos… Y también, claro está, con esas sucias e incalculables fortunas multimillonarias que duermen tranquilamente en paraísos fiscales sin haber pagado un solo céntimo de impuestos, mientras cada año aumenta el empobrecimiento de la clase obrera en los países avanzados y se registran paralelamente millones de personas que mueren de hambre en el mundo.

La entidad ante la que me encuentro protestando y que pretende quitarme lo que es mío, ha repartido hasta el mes de noviembre de este año entre sus accionistas más de 5.000 millones de euros de beneficios. La misma que se jacta de invertir 200 millones de euros en el equipo de Ferrari y Fernando Alonso, para seguir luciendo poderío en esta Cataluña nuestra, en esta España de amodorramiento, de circo y pandereta. La misma que financia con fortunas inmorales la compra de futbolistas, para que ese poderío, forjado con el dinero de sus clientes y los abusos que le permite el Gobierno ejercer sobre los mismos, traspase fronteras y muestre al mundo el despilfarro que existe en este país, por encima de necesidades sociales de primer orden, por encima de conciencias y personas desesperadas, para hacer todavía más evidente la falta de sensibilidad y compromiso con una sociedad que le ha permitido todo y se ha convertido en la Meca de ávidos banqueros y políticos corruptos.

Un país que no siendo ni de lejos una potencia económica mundial, ha metido entre las filas del capitalismo internacional a uno de los bancos más potentes, ese que con nuestro dinero se ha convertido en uno de los más ricos, pero también de los más pobres en gratitud y calidad humana. Ese que ha sabido, como todos sus homólogos nacionales, aprovecharse de la bondad de las gentes conformistas de este país, aprovecharse también de sus desgracias y, de una legislación que parece proteger únicamente los intereses de estas entidades, en detrimento de los más débiles. Una legislación que utiliza la maquinaria democrática y su Estado de Derecho, para dar forma a un inverosímil escenario de injusticia para sus ciudadanos y, albergar a un gran número de insaciables tragaperras que se han arropado bajo las sábanas celestiales de este fantástico paraíso financiero situado al sur de Europa.

Señores representantes políticos, ha llegado el momento de demostrar su talla profesional y humana, ha llegado el momento de demostrar si son dignos representantes nuestros. Nosotros, los ciudadanos, cumplimos puntualmente y con sacrificio para poderles pagar sus privilegiados salarios, para que nos defiendan de esta estafa permanente. Se encuentran ustedes ante una oportunidad histórica en la que tendrán que elegir entre defender a la ciudadanía, o traicionarla mientras siguen el juego de la tiranía totalitaria del dinero, que se está apoderando de nuestras vidas y robando nuestra felicidad.

La democracia está enferma, reclama a gritos que la rescatemos, que le quitemos este tupido velo que la envuelve de corrupción e injusticia. Ustedes, señores políticos, se llenan la boca a diario con sus discursos vacíos y cada día menos creíbles, orgullosos de ejercer sus funciones en un marco de derecho y honradez democrática en el que se escudan. Tal vez no se den ustedes cuenta, aunque me temo que sí, que están traicionando a esa democracia por la que tanto hemos luchado, convirtiéndola con su permanente ejercicio de permisividad y protección a la banca, en una total dictadura de los mercados financieros.

Su falta de valentía a la hora de decir la verdad, de poner freno a los graves atropellos que está cometiendo la banca en nuestro país, no permitirá que puedan explicar con orgullo a sus hijos y nietos el papel que están escribiendo ustedes en esta gran página histórica. Yo permanezco con mi huelga de hambre aquí en la calle, con un cansancio y unas condiciones climáticas que se tornan inhumanas, a la espera de que ustedes, los representantes políticos, decidan dar un paso al frente y alinearse con aquellos que defendemos la justicia social y los derechos humanos. Seguiré aquí, junto a otros ciudadanos, que ante el autismo de las administraciones, hemos decidido organizarnos para defender nuestros derechos a una vida y a una vivienda digna, a una justicia global económica y fiscal. Hemos perdido el miedo. Hemos decidido acompañarnos, caminar juntos por esta larga travesía. En mi caso, con los compañeros de la PLATAFORMA DE AFECTADOS POR LA HIPOTECA y ATTAC ACORDEM. Seguiré aquí, apostillado en las puertas del banco, con la esperanza de que algún día decidan unirse a la ciudadanía, con la esperanza de que algún día decidan poner fin a toda esta tiranía y dejen de alimentar a nuestro verdugo; con la esperanza de liberar a nuestros hijos de estas cadenas.

Medios de comunicación, Jueces y Políticos: la democracia os necesita, la ciudadanía os espera.

José Luis Burgos.

16 días de calvario para suspender la subasta de nuestra vivienda.

16 días han pasado desde que iniciara el 30 de noviembre pasado una huelga de hambre a las puertas del Banco de Santander en paseo de Gracia nº 5 de Barcelona. Una batalla que comenzó hace 9 meses cuando el Juzgado de Manresa me notificó la ejecución hipotecaria a mi vivienda a instancias del Banco de Santander.

Hace unos años firmamos una hipoteca y un seguro de vida e invalidez con una clara intención de estafa: el director de la oficina del Santander, el Sr. Pere Tena, nos conocía a mi esposa y a mi con anterioridad a la firma de ambos documentos. Realizó nuestro contrato de seguro con una prima máxima de cobertura de 90.000 euros, a pesar de nosotros solicitarle que la hiciera por el total del la hipoteca pendiente en el supuesto y desafortunado momento en que algún día pudiera producirse un siniestro previsto en la póliza. Cometemos la imperdonable torpeza de firmarle el formulario de seguro cuando todavía no estaba totalmente cumplimentado, depositándole la confianza que merecía nuestra conocida relación.

90.000 euros fue el tope que finalmente puso porque sabía que un importe mayor como el que nosotros le solicitábamos, supondría tener que pasar una revisión médica que posiblemente hubiese obstaculizado la operación, ya que conocía, y así mismo se lo recordé en el momento de aportar los datos, que yo estaba afectado por una Poliomielitis desde que era un niño. Un problema que no me dificultó trabajar durante más de 20 años y pagar religiosamente las distintas cuotas mensuales de seguro e hipoteca. Había que firmar la hipoteca a cualquier precio, las comisiones que se llevaron estos individuos eran muy generosas y los beneficios futuros muy suculentos.

9 meses presionando y reivindicando al banco que cumpliera con el contrato firmado, ya que la excusa que ponían para no pagarme era que les había ocultado que tenía una polio. Al Sr. Pere Tena lo llamamos en repetidas ocasiones a su domicilio para que se persone de inmediato en la central y aclare los hechos, pero se desentiende del tema diciendo que el es un simple empleado y cumple ordenes del banco.

16 días inhumanos con una huelga de hambre, en plena calle, pasando frío y debilitándome día a día. Mis riñones se resienten y comienzo a orinar sangre. Llamamos a la ambulancia que me aconsejan el ingreso hospitalario, pero resisto sin moverme del lugar. Día tras día, los directivos de la central y demás empleados ni siquiera me dan los buenos días al pasar. Alguno de ellos pisotea con total desvergüenza el cartel que extiendo en el suelo, simulando pisotearnos a mi esposa y a mi. El director territorial pasa una y otra vez ante mi, después de pararlo su chofer ante la puerta principal del banco, baja de su flamante y majestuoso Audi, para dejar claro quién manda aquí. Lo llamo a dos metros de distancia mío en varias ocasiones, él baja la cabeza y no se detiene, mostrando así la gran educación que posee y la pasta con la que está hecho este rastrero personaje, no merezco ni una mínima atención por su parte, ya no le soy rentable y le estoy perjudicando su imagen, a pesar de haber pagado durante años con mis intereses parte del salario de su chofer .

La noche anterior a la subasta sale un directivo del banco, sobre las 20 horas, nos comunica a mi esposa y a mi que vienen de camino dos ejecutivos y que les gustaría hablar con nosotros. Nos invitan a pasar al interior de las oficinas, y nos anuncian que suspenden la subasta de nuestra vivienda prevista para ayer día 15 de diciembre. La estrategia de utilizar como excusa que les había ocultado mi polio, ya no se sostiene, se dan cuenta que han metido la pata hasta el cuello: ¿cómo se puede ocultar una polio con parálisis en las extremidades inferiores? Ahora me dicen que no sabían que yo tenía reconocida una gran invalidez por la Generalitat, que se han enterado a través de la campaña mediática que estoy orquestando…

¡Qué vergüenza, me están estafando por segunda vez consecutiva!

Si reconocen que tengo derecho a la indemnización del seguro, implícitamente deben reconocer que tengo derecho al abono de todos los gastos que he pagado a abogado, procurador, desplazamientos, etc., además de daños y perjuicios. Pero me responden con todo el descaro del mundo que no piensan pagar ni un solo céntimo más de lo que dice el seguro, eso sí, lo aplican a partir de ahora en lugar de hacerlo con efectos retroactivos desde hace 32 meses que fue cuando se me reconoció la invalidez. Ellos pueden cobrar casi 30 euros por enviarte una simple carta por correo, 110.000 euros de intereses y costas judiciales, pero tu no les puedes pedir a ellos un solo céntimo aunque tengas razón.

¡Repito, una auténtica vergüenza y un robo en toda regla!

Tengo grabaciones telefónicas del Sr. Pere Tena reconociéndome que una polio obviamente no se puede esconder. Grabaciones con el Sr. David Baños, cuando le hice entrega por segunda vez de la documentación de la invalidez y el reconocimiento a la dependencia, copias selladas que se entregaron en su momento, “ya me han enseñado a no fiarme de nada de lo que hagan o digan”, todo ello lo entraremos de prueba cuando se celebre el juicio correspondiente a la denuncia que les hemos interpuesto al banco y a la aseguradora, que es del mismo grupo.

Hoy les hemos querido entregar un comunicado con mi decisión de continuar con la huelga de hambre y mi exigencia de que cumplan con todas sus obligaciones y reparen los daños que han cometido, pero no ha sido posible, el director territorial ha dado órdenes expresas a todo el personal de que no se nos coja ni un solo documento más que venga de nosotros, y por supuesto no se nos selle copia alguna. Vulneran la ley y la incumplen cuando quieren, ya que tienen la obligación de coger todos los documentos que les entreguemos y sellarnos una copia, entramos al banco con un Mosso d’Escuadra para que haga de testigo y pedimos su número de placa, para que pueda dar fe de la chulería y prepotencia de esta gente, así como de la conducta infantil de su director territorial.

16 días me han tenido a sus puertas pasándolas putas, sosteniéndome un pulso psicológico con un trato de absoluta indiferencia, esperando a que me fuese debilitando y perdiese la moral para tirar la toalla, para poder robarme mi vivienda, pero de momento no lo han conseguido. Les hemos ganado una primera batalla y pienso seguir aquí hasta que nos abonen el último céntimo más daños y costes, si fueran inteligentes hubieran solucionado ya de forma definitiva este problema que nos perjudica a ambas partes más y más cada día que pasa, pero la codicia y su prepotencia les puede. Cada día que pasa son más las asociaciones y plataformas que me dan apoyo, la gente está harta de tanto robo e injusticia. Permaneceré en la puerta de este banco de botines acumulados ilegalmente y demás usuras.

José Luis Burgos.

LA REVOLUCIÓN DE LOS PEONES

Por El abuelo Picador.

Compañero peón:

En España, la lucha político-social es como una partida de ajedrez —las blancas, a la derecha; las negras, a la izquierda— que siempre termina en tablas. Como en toda partida de ajedrez, a quienes la juegan no les pasa nada. Se dan la mano y empiezan otra. A quienes les duele es a las piezas que han caído en la caja: la mayor parte son
peones, como tú y como yo; también hay algunos alfiles y caballos. Todos han luchado encarnizadamente, a muerte, alineados con los suyos.

El sistema político español es una partitocracia sin independencia de poderes y sin representatividad. Quienes dirigen el mundo han invertido aquí mucho dinero para crear un régimen en el que sólo se pueda escoger entre blancas o negras. ¿Por qué funciona el fraudulento sistema, si los españoles sabemos que los políticos nos van a traicionar en cuanto lleguen al poder? Porque pensamos como peones, y nos sentimos moralmente obligados a alinearnos con una de las ideologías sociales del mercado político. "Soy peón negro, de izquierdas, voto al PSOE o al PCE, aunque sé que me van a sacrificar dentro de dos jugadas". "Soy peón blanco, católico, y voto al PP o a la derecha nacionalista, aunque el Papa no sea ni español." La gente acude a las urnas e insufla vida al sistema, que persiste una partida tras otra. Y la caja de las piezas sigue llenándose de peones muertos.
Pero ¿acaso hay algún destino para los peones que no sea la caja de las piezas? ¿Hay otra salida?  Sí que la hay. De hecho, hay dos: una ideal y otra realista. La solución ideal sería que los peones no concurriéramos a la partida, no votando, no alineándonos en ningún bando. ¡Que se maten las piezas de calidad entre ellas! Pero no es viable porque requiere unanimidad, y la mayor parte de nuestros compañeros, de acuerdo a sus atávicos sentimientos, creen que la partida les atañe. Peón: si eres rabiosamente de izquierdas, un ácrata o un revolucionario, en la pantomima electoral debes abstenerte, porque tu minúscula cabecita cree aún que existe algún sistema político justo, aunque sea en la galaxia de Andrómeda. Pero tu abstención no servirá para cambiar nada.

La segunda solución es pragmática, depende sólo de una minoría de peones que sepan usar sus pequeñas células grises. Aprende primero, peoncillo, la cruda verdad: cualquier partido en el Gobierno hace política económica y social de derechas. Como ésta no es una frase más de este artículo, debes releerla una y otra vez hasta que se te quede grabada. Política de derechas hicieron Suárez, Calvo y Aznar; política de derechas hizo Felipe; y con política de derechas nos atormenta Zapatero. Es una de las reglas del juego, este régimen se diseñó para explotar a las clases trabajadoras, tanto a los peones blancos como a los negros.

El régimen monárquico-partitocrático no va a cambiar nunca, peón, a menos que sea a tiros en las calles, porque todos los partidos están de acuerdo en sostenerlo. Ésta es la segunda verdad que debes aprender. Reléela hasta que te escuezan los ojos. No cambiará mediante movimientos sociales cuyas soluciones no existen más que en las frías y cartesianas mentes de sus creadores, gentes de elevado nivel intelectual, acomodados unos, industriosos otros, siempre brillantes, pero completamente ajenos a la tragedia del paro y el hambre de la plebe. Alégrate de que existan esos movimientos, apoya sus ideas y sus ideales, pero no fíes tu integridad estomacal a ellas, porque no contienen grasas, proteínas ni hidratos de carbono suficientes. Mientras no llega la muy deseable República Constitucional, por ejemplo, o la simplicísima modificación del artículo 99 de la Constitución Española que propone este diario acrático, habrás de pelear con las armas de las que nos dota el propio sistema (muy a su pesar, porque nos querría completamente desarmados), sin confiar en que el resto de la peonada se conciencie y defienda su libertad política.

En el equilibrio actual de fuerzas en España, las blancas manejan el tejido económico y financiero (mira las torres, peón: son bancos y multinacionales); y la izquierda el mediático, como acaba de demostrar una vez más con la crisis del estado de alarma (mira detrás de ti, peón, las torres UGT y CCOO, es la izquierda que domina la calle, e igual monta una macro-manifestación por el "No a la Guerra" que hace fracasar la Huelga General del 29-S; mira las piezas subalternas, los periódicos, la televisión). La agitación es el firme terreno de la izquierda; en cambio, no sabe nada de economía y siempre, tras unos años en el poder, corrupta y negligente, deja las arcas del Estado saqueadas y escuálidas.Y, por si fuera poco, no tiene moral, ni ética ni principios de ninguna clase. Nada es peor, peón, que Rubalcaba y su banda de maleantes manejando los resortes del Estado, porque cuando se ensañan con los españoles (los matan de hambre retirándoles el mínimo subsidio para comprar pan y chópez que dar a tus hijos), no tienen oposición ninguna, a los sindicatos estatales les da igual, siempre que no les quiten las subvenciones; a los intelectuales y artistas les parece bien, siempre que haya dinero para el cine, trabajo en los periódicos y premios para los libros; y al PP le parece poco, que lo que desea es vender la madera de las piezas muertas para pagar la deuda. Y la peonada se queda sola, desorganizada, asustada; y sucumbe. Si fuera el PP el que hiciera todo lo que está haciendo el PSOE, los intelectuales y artistas, los sindicatos y los partidos de izquierdas movilizarían a las masas para impedirlo, y las masas iríamos con ellos para enfrentarnos al poder; y éste no osaría recortarnos ni un derecho.

Este régimen fue pensado para que el Gobierno del Estado sea de psico-izquierdas, con el encargo de ir arrasando poco a poco los derechos de los trabajadores españoles. Esta es la tercera verdad importante, peón. Reléela hasta que la indignación te nuble la vista. En el poder, las izquierdas practican sólo políticas simbólicas y de libertades accesorias para que se note menos que son una banda de corruptos que expolian al pueblo y le quitan sus derechos fundamentales. No hay cosa peor que la izquierda gobernando en una crisis como la actual, porque la partida de ajedrez se desquicia, subvierte sus reglas, como si los peones fuéramos todos de un bando y las piezas de calidad estuvieran todas del otro. Y el juego se convierte en una gran matanza. Los peones tenemos que recomponer la partida, y el arma poderosa capaz de organizar nuestra defensa es el uso del propio voto partitocrático dirigido contra el sistema: Pongamos a nuestro enemigo en el poder y que muevan las blancas; para que las negras se le opongan e impidan la masacre del pueblo, nos movilicen en las calles, nos lleven a la huelga general si hace falta, defiendan nuestros derechos, aunque sea con el interesado propósito de recuperar el gobierno algún día. Ya procuraremos, por nuestro bien y el de nuestras familias, que no lo recuperen nunca jamás.

Peón: si eres pragmático y quieres mantener a tu familia a base de tres comidas diarias, tienes que expulsar al PSOE de La Moncloa para, un minuto después de la victoria electoral del PP, echarte —echarnos todos— a la calle con los socialistas para partirnos la crisma contra la derecha como unos radicales con vocación de eterna oposición. Porque con la izquierda gobernando, la carnicería es intolerable, la peonada cae en medio de la confusión, la mayor parte a causa del "fuego amigo". ¿Cómo es posible que nadie se dé cuenta de lo que sucede, peón? ¿Cómo juegan las negras la partida de una manera tan mezquina e irresponsable? ¿No te imaginas la causa? Ah, si pudieras ver las manos que mueven las piezas, entenderías el motivo. Son las de un solo demiurgo que, displicente, juega la partida contra sí mismo.

EL ABUELO PICADOR

Fuente: Ácratas