La Generación del Silencio o, El Silencio de los Corderos.

La democracia, con gobernantes corruptos que sucumben a los intereses de un capital de minorías, puede convertirse en la peor de las dictaduras. Los ciudadanos que con su silencio se resisten a denunciar esta situación, forjan su negro destino y alimentan al verdugo de los débiles, con una complicidad que tal vez algún día deban explicar a sus propios hijos.

Sí, seguramente tenga usted razón, incluso antes de su inicio, esta es muy probablemente una batalla perdida. Seguramente que muchos de ustedes, visitantes de este blog, pasarán por él sin apenas prestar atención.

Lo he podido comprobar personalmente, he pasado dos meses ante las puertas de una importante entidad financiera de este país, denunciando públicamente los abusos que ésta y otras como ella cometen en esta sociedad. Intentando poner freno a lo inevitable, que cada día que pasa se apoderen, con total impunidad, de unos bienes que nos pertenecen y por los que hemos luchado muchos años: nuestras viviendas y las de nuestros hijos, nuestros ahorros, una parte embargada de nuestras pensiones, una parte embargada de nuestros salarios… Y lo que todavía es peor, nuestra dignidad como personas y nuestra felicidad, “algo a lo que jamás deberíamos renunciar”.

Pero no crean que esto es casual, una parte vergonzosa de nuestros impuestos sirve para pagar los elevados salarios de nuestros políticos y de sus asesores, otra partida de difícil justificación se la llevan los sindicatos. Todos ellos, a los que haciendo un gran ejercicio de ablepsia seguiremos llamando personas de buena fe, no solo han demostrado su ruborizante incompetencia a la hora de llevar a este país donde se encuentra, además, tienen la desfachatez de permitir que estas entidades financieras cometan sus atropellos con total libertad.

Efectivamente, lo he comprobado, la gente es magnífica, durante mi periplo callejero de protesta he podido hablar con centenares de personas que me han trasladado sus mensajes de apoyo, que me han felicitado por mi acción y coraje, cientos de fotografías disparadas para subirlas a Internet. Tal vez fuera más correcto contar esas personas por miles en lugar de centenares, tantas horas y días en la calle viendo la gente y los coches pasar, uno se emborracha y pierde la noción de las cifras. Muchísimos de ellos explicándome su propia situación desesperada. Ocasiones, alguna vez espeluznantes, donde ciertas personas no pudieron contener sus lágrimas leyendo el texto de mi protesta y manifestándome la impotencia que sufren debido a la asfixiante situación por la que atraviesan.

Sin duda, muchas de esas gentes pertenecen a la larga lista oficial de parados de este país, que sufren sin piedad el azote de la crisis. Pero… ¿saben ustedes cuántas de esas personas se han sentado a mi lado para aumentar la intensidad de mi denuncia?

Hasta el día de hoy, NINGUNA.

Sí, querido visitante, seguramente tenga usted razón, incluso antes de su inicio, esta es muy probablemente una batalla perdida. Pero déjeme decirle algo: a pesar de mis momentos de desánimo y de grandísima decepción, no seré yo el que permanezca callado viendo lo que pasa y permitiendo que la tiranía se apodere de nuestras vidas. No seré yo el que traicione a mis hijos, porque si tolero el ataque que estoy sufriendo y no lucho contra él, estaré animando a los tiranos para que mañana cometan cuantas injusticias quieran sobre ellos.

No, compañero, a pesar de lo que usted piense o diga, no seré yo quien desista, porque si algún día me rindo, enfermaré.

Aquí le dejo este blog con sus contenidos, para que usted se siente y vaya leyendo mis locuras, o para invitarle a que participe en ellas.

José Luis Burgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: