Todo vale en el BANCO DE SATÁN

Todo vale en el BANCO DE SATÁN (Santander),

incluso estafar a un discapacitado y robarle su vivienda.

Mientras fui productivo no les importó que fuese discapacitado, mi dinero era válido para pagar una importante cuota mensual de hipoteca, seguro de vida, muerte e invalidez.

Ahora me he quedado en una silla de ruedas y mi situación económica, tras recibir una baja pensión por invalidez, no me permite hacer frente a la hipoteca pendiente.

Yo estaba tranquilo porque la póliza de seguro, que me obligaron a contratar, cubría esta situación. Pero nada más lejos de la realidad, se niegan a pagarme el seguro utilizando argumentos totalmente falsos.

No solo pretenden quedarse de forma ruin y rastrera con mi vivienda, dejándonos en la calle a mi y a mi familia, sino que además actúan de forma inconstitucional, abusiva y discriminatoria, acusándome de tener una poliomielitis previa a la suscripción de mi hipoteca (imposible de esconder) y no decirlo. Por lo que ahora, los muy ladrones, dicen incluso sentirse engañados.